•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El próximo  9 de junio llega a los cines “La Momia”, la nueva adaptación del legendario mito del cine de terror en la que, encarnado por Sofía Boutella, el monstruo es por primera vez una mujer. Una visión innovadora del clásico dirigida por Alex Kurtzman (Así somos) y protagonizada por Tom Cruise, que actualiza la leyenda y la traslada hasta la época actual en un filme que da prioridad a la aventura sobre el terror.

“Es un honor haber tenido la oportunidad de ser la primera ‘momia’ femenina en la historia del cine. Además estoy muy orgullosa de formar parte de una película en la que las mujeres son personajes fuertes y no son las víctimas”, afirma Boutella en una entrevista  publicada por Europa Press. 

“Los monstruos siempre habían sido hombres, siempre masculinos. Y eso que a pesar de que si una mujer se enfada, puede dar mucho más miedo que un hombre”, dice la actriz, que tras participar en otros blockbusters como Kingsman: Servicio secreto o Star Trek: Más allá vuelve a transformarse físicamente para dar vida al mito de terror que en este caso es una princesa, Ahmanet.

Una mujer que se preparó para ser faraona y que se reveló ante la injusticia machista de su sociedad hasta el punto de llegar a un pacto con el dios egipcio de la muerte. Ahora, los restos de Ahmanet despiertan para cumplir su objetivo y desatar una maldad que ha ido creciendo con el paso de los siglos.

El papel  

“Boris Karloff convirtió este personaje en un ícono del cine”, afirma Boutella al diario Europa Press, que recuerda que cuando era adolescente quedó impactada con aquella película de la “Momia” de 1932. Ahora, reconoce que para preparar este personaje rescató el clásico del cine de terror ”para recuperar su faceta más sutil y más romántica”.

Y es que en esta versión de “La Momia” hay maldad y caos, pero también hay sufrimiento y corazón. “Esta combinación, esta metáfora, se puede extender a todos los monstruos clásicos. Son todos personajes que son en sí mismos una metáfora, están todos llenos de dolor y contradicciones”, apunta la actriz que interpreta a la princesa.

De hecho, otra de las grandes novedades que aporta esta revisión del mito tal y como reconoce su director y guionista Alex Kurtzman, es mostrar en prácticamente todo momento el rostro del monstruo, en este caso Boutella, desprovisto de sus característicos vendajes. La intención, afirma el cineasta, no era otra que mostrar al ser humano que hay dentro del monstruo y conseguir que el público empatice con el personaje.

Tom, entre dos mujeres 

El personaje de Tom Cruise formará, junto a Boutella y a la arqueóloga Jenny Halsey, a la que da vida Annabelle Wallis, un sobrenatural triángulo amoroso cuya peculiar dinámica marca el paso del filme. “Esas dos mujeres representan la luz y la oscuridad, la dualidad, el bien y el mal. Y el personaje de Tom es el que está debatiéndose entre uno y otro lado”, señala Wallis que, en todo caso, asegura que uno de los aciertos de la película es no mostrar esta dualidad de forma simple y plana, sino en hacerlo con matices en sus personajes.

“Jenny no es perfecta, tiene mucho carácter y es una mujer muy complicada. La Momia es mala, sí, pero también tiene corazón y ha sufrido mucho. No son los clásicos estereotipos”, subraya la actriz, que se deshace en elogios hacia Cruise.

“Tom es todo lo que deseas en un rodaje. Estaba muy nerviosa cuando lo conocí, porque todos hemos crecido con sus películas”, reconoce Wallis, que recuerda como a medida que iba avanzando el rodaje se dio cuenta de lo “increíblemente generoso” que es Cruise. “Hace que todo funcione y que todos sientan su misma pasión, que todo sea como una aventura”, sentencia,