•   Washington, EE.UU.  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El juicio de Bill Cosby por agresión sexual comenzó el lunes con un testimonio cargado de lágrimas y con los fiscales pintando al famoso actor como un depredador sexual que incapacitaba a sus presuntas víctimas con drogas y vino.

Es el mayor juicio a una celebridad estadounidense en muchos años, y el actor de 79 años, pionero al pulverizar las barreras raciales, corre hoy el riesgo de pasar el resto de su vida tras las rejas. Enfrenta una sentencia mínima de 10 años de prisión más una multa de 25.000 dólares.

Vestido de traje azul marino, Cosby se sentó junto a su equipo de abogados en la corte de Norristown, un suburbio de Filadelfia (Pensilvania, este), los ojos dirigidos a veces al jurado, a veces hacia abajo.

Unas 60 mujeres han acusado públicamente a Cosby de abuso sexual a lo largo de cuatro décadas.

Algunas de ellas estaban en la corte el lunes, pero la suerte de Cosby depende de las acusaciones de una sola mujer, Andrea Constand, por un solo incidente ocurrido en enero de 2004. Es el único caso criminal en su contra, porque la mayor parte del presunto abuso tuvo lugar hace demasiado tiempo como para procesarlo por ello.

Constand, una canadiense de 44 años, era en esa época la directora de operaciones del equipo de básquetbol de la Universidad Temple, cuyo consejo de administración integraba Cosby.

“Este hombre usó su poder y su fama y su método previamente entrenado de colocar a una mujer joven, que confiaba en él, en un estado de incapacidad para obtener placer sexual para sí mismo”, dijo la fiscal adjunta del distrito, Kristen Feden.

Constand asegura que fue a la casa de Cosby a pedirle consejos sobre su decisión de cambiar de trabajo y que Cosby le dio pastillas y vino y la agredió.

Cosby dice que le dio a Constand pastillas de Benadryl para aliviar su estrés, insiste en que las relaciones sexuales eran consensuadas y la acusa de mentir.

El jurado integrado por cinco mujeres y siete hombres -y solo dos afro-estadounidenses del total de 12 miembros- estará aislado hasta el final de juicio, que durará unas dos semanas.