• |
  • |
  • Edición Impresa

La revista Playboy decidió sorprender a sus lectores en una de sus últimas ediciones con una propuesta muy original. Cooper Hefner, hijo del fundador y jefe de la revista, Hugh Hefner, quedó a cargo de la dirección creativa de la publicación y entre otros cambios buscó demostrar que “la nueva Playboy admira a las mujeres sin distinción de raza o edad”.

Por esa razón, al joven heredero del imperio fundado en Chicago, en 1953, se le ocurrió reunir a siete famosas playmates (incluida su madre, la exmodelo Kimberley Conrad) para recrear aquellas tapas que las hicieron conocidas hace casi 40 años en algunos casos.

“La belleza es atemporal y estas mujeres son símbolo de empoderamiento porque son dueñas de sí mismas”, explicó el propio Hefner Jr. a medios estadounidenses. Las elegidas fueron Candace Collins (1979), Monique St. Pierre (1979), Cathy St. George (1981), Charlotte Kemp (1983), Kimberley Conrad Hefner (1988), Renee Tenison (1990) —la primera mujer afroamericana en llegar a la tapa— y Lisa Matthews (1991). Y los fotógrafos a cargo de recrear las icónicas publicaciones fueron Ben Miller y Ryan Lowry, quienes según trascendió han estado encantados con esta sesión porque “volver a crear estas emblemáticas portadas demuestra que la belleza no tiene edad”.