• |
  • |
  • Edición Impresa

Tres solistas y un coro de aldeanos hicieron resonar las notas más agudas del canto de ópera la noche del miércoles, en la Sala Mayor del Teatro Nacional Rubén Darío, para estrenar a nivel mundial “El Lobo y el Santo”, la primera producción operística nicaragüense, una adaptación del poema del príncipe de las letras castellanas Rubén Darío “Los motivos del lobo”.Obra lírica durante el show.

La adaptación fue realizada por el maestro Mario Rocha, quien vestido de negro profundo dio voz a ese lobo feroz de la obra lírica durante el show.

Te interesa: El teatro en Nicaragua está creciendo

El personaje desbordó la furia que se aprecia en el poema dariano, que en la historia original es convencido por el religioso, logra reconciliarse con los aldeanos y deja a un lado su actitud feroz, pero cuando el Santo se ausenta y vuelve a ser tratado con desprecio por los demás, despliega nuevamente su ferocidad en el desenlace del show.

Con esta creación lírica, que aportó al arte universal, se fusionó tanto la belleza del género europeo como la riqueza de la cultura nicaragüense, y se marcó también un precedente en el arte nacional y extranjero, por ser el primer poema de Rubén Darío llevado al escenario de la ópera.

De interés: Máximos honores a Carlos Rigby en el Teatro Nacional Rubén Darío

Un juego de coloridos vestuarios, danzas y cantos por cada uno de los alumnos de Fundación Incanto, al son de la música interpretada por la Orquesta Nacional de Nicaragua, transportaron a los espectadores al pequeño pueblo donde estaba San Francisco de Asís.

El Santo, interpretado por el tenor José Luis Leytón, representó el símbolo de espiritualidad y amor con potente voz que elevó plegarias para concebir la paz entre los humanos y la naturaleza.  “El Lobo y el Santo”

La obra se dividió en dos actos, integró nuevas expresiones del lobo e incorporó la personificación de la conciencia del pueblo: una aldeana, una joven de impetuosa voz que aparecía en los momentos más trascendentales, como cuando el temor invadió a los pobladores o cuando se dieron cuenta que habían obrado mal.

Además: Sábados infantiles de artes escénicas

Los artistas también estuvieron acompañados por bailarines de la Compañía de Danza Elving Vanegas y la Escuela de Arte Leonel Rugama, quienes agregaron realismo a las escenas de la obra.

Amor a la naturaleza

Al igual que en el poema “Los motivos del lobo”, inspirado en uno de los capítulos del libro “Las florecillas de San Francisco”, la ópera estaba impregnada de mensajes motivacionales para el cuido y buen trato al medioambiente.

El autor destacó que ambos personajes principales significan la unidad entre el ser humano y la naturaleza. “Dependiendo del trato que él (el lobo) reciba, así será su respuesta para con nosotros”, haciendo conciencia acerca de los efectos negativos que provoca el uso irracional de los recursos.