•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tamara Montenegro incursionó en las ciencias hace años. Estudió Medicina Natural y Biología. Luego se dedicó completamente a la música, a crear sonido hasta que decidió fusionar ambas disciplinas.

“Hago sesiones de acústica para relajación y meditación. Hago conciertos como Dj, toco en bodas y eventos privados. Soy productora”. En su haber, Montenegro ha realizado música para películas. Cuando vivió en Canadá tocó la batería para bandas. También toca la guitarra y canta. “Como Dj fui aprendiendo sola. Practicaba en casas de amigos que tenían los instrumentos y en bares. Tocaba en discos de acetato que ya casi no usan”.

Montenegro estudió una maestría en Arte Sonoro en la Universidad de Barcelona para incluir sonido a distintas expresiones artísticas como instalaciones, dibujo y performance.

Montenegro además de Nicaragua, se ha presentado en Estados Unidos, países de la región y Brasil. Su proyecto más ambicioso hasta la fecha ha sido captar los sonidos de la naturaleza y musicalizarlos.

“El proyecto se llama Sonidos Silvestres de Nicaragua. Es un recopilatorio de las zonas más perjudicadas, pero que aún tienen alta densidad de recursos naturales. Me he aventurado en Bosawas, Río San Juan, Boaco, Matagalpa, biosferas… recopilando el patrimonio porque nadie ha hecho eso, nadie ha compilado los sonidos de la naturaleza nicaragüense”. Actualmente trabaja como Dj tiempo completo. Ha participado en festivales, compone sus propios temas y lanza discos digitalmente en las redes sociales y SoundCloud.

Baños sonoros

Uno de sus proyectos más interesantes es el llamado Baños Sonoros que consiste en una sesión de relajación con música. “Son sonidos que incitan al organismo a relajarse, provocan una sanación”, cuenta.

Esto lo realiza en El Velero, León, cerca de la playa. Un lugar donde la gente puede llegar a  comer sano, bañarse en la playa y recibir, si quiere darse un baño sonoro.

Tome nota

Tamara Montenegro se presentará mañana en Habitarte (Reserva El bajo, El Crucero) para una sesión de baño sonoro. El costo es de 60 dólares.