• San Fernando, España |
  • |
  • |
  • EFE

La leyenda del cantaor Camarón de la Isla, el mayor mito del flamenco, no ha dejado de crecer desde su muerte, hace hoy 25 años, un día en que su localidad natal, San Fernando (sur de España) dedicó un homenaje a su hijo predilecto, que será recordado también con un concierto en Madrid.

El legado de José Monje Cruz (1950-1992) estará vivo en Madrid, donde sus hijos y sus músicos se reunirán en un concierto que será la presentación oficial del grupo que han formado sus herederos.

Esta mañana en la gaditana San Fernando se celebró una ofrenda floral en el mausoleo dedicado a Camarón en el cementerio donde fue enterrado hace 25 años, tras morir en Barcelona debido a un cáncer.

Sus dos hermanas, Isabel y Remedios, así como la corporación municipal, representantes de su peña, admiradores y vecinos asistieron a la ceremonia, realizada en el cementerio municipal.

Aquel dos de julio "fue un día trágico para San Fernando, para el flamenco y, en general, para la música", subrayó la alcaldesa de esa localidad andaluza, Patricia Cavada.

Y hoy es "un día emotivo", para recordar a Camarón con "respeto, admiración y agradecimiento" porque la ciudad "sabe todo lo que le debe". "Él nos ha llevado a todos los rincones del mundo a través de su arte", aseguró.

Isabel y Remedios Monje, las hermanas de José Monje Cruz, Camarón de la Isla, depositan una ofrenda floral en el cementerio de San Fernando / EFESan Fernando tiene en proyecto construir un museo de Camarón de la Isla que albergue su legado y sirva de referencia a todos esos admiradores que siguen adorando al cantaor que revolucionó el flamenco.

Un hombre "muy sencillo", que "no creería hasta donde ha llegado su fama y su persona", aseguró a Efe Lolo Picardo, gerente de la Venta de Vargas de San Fernando, que fue "una especie de universidad" para Camarón de la Isla.

A ese establecimiento acudía de niño para escuchar a sus ídolos y allí forjó su voz, sin saber que se convertiría en uno de los cantaores más grandes de la historia del flamenco.

Repleta de fotografías, recuerdos y obras de arte que le homenajean, la Venta de Vargas es, de momento, lo más cercano a un museo del cantaor.

A ella llegan miles de personas de todas partes de España y de países como Argentina, Francia, o Japón. "Todos vienen buscando cosas que les recuerden a Camarón", explicó Picardo.

Se queja de que sin embargo con el cantaor que universalizó el flamenco no se haya hecho justicia.

"Siempre hemos dicho que si Camarón hubiera nacido en otra ciudad hubiera sido diez o quince veces más. Si hubiera nacido en Londres habría diez museos de Camarón, te lo aseguro", afirmó.

"25 años sin Camarón. Leyenda infinita", es el título de una exposición que reúne una treintena de imágenes del archivo gráfico de la Agencia EFE con las que se recorre la trayectoria de Camarón de La Isla y que puede visitarse en San Fernando.

En La Línea de la Concepción (sur), ciudad a la que Camarón se trasladó cuando en 1976 se casó con Dolores Montoya, "La Chispa", también el recuerdo del cantaor ha aflorado estos días.

"La Línea fue la segunda patria chica de Camarón, aquí se casó, aquí nacieron sus hijos y aquí, cuando conoció el alcance del cáncer que terminó con su vida, buscó ayuda en la oración, frecuentando el culto", explicó a Efe recientemente el escritor y periodista, Juan José Téllez.

Madrid, otro de los principales escenarios vitales de la leyenda del cante, también recordará esta noche a Camarón de la Isla, con un concierto en que sus dos hijas, Gema y Rocío, y su hijo Luis Monje actuarán, las dos primeras al cante y el segundo a la guitarra.

Una actuación que se convertirá en un homenaje a su padre y, al mismo tiempo, en la presentación "oficial" del grupo que han formado sus herederos, dentro de una iniciativa en la que han participado músicos como Jorge Pardo, Carles Benavent, Tino di Geraldo y Rubem Dantas.

Así, más allá de la tristeza por la perdida prematura de un cantaor que revolucionó el flamenco y lo hizo universal, la conmemoración se ha convertido en una oportunidad para celebrar su legado y recordar a una figura que sigue siendo una referencia para todo el flamenco.