• |
  • |
  • Edición Impresa

La intérprete Mel B, que se dio a conocer formando parte del famosos quinteto Spice Girls, atraviesa una situación económica muy delicada después de haber fulminado gran parte de su poder adquisitivo en unos gastos poco comunes, por decirlo de una forma suave. El problema es que la artista no puede ahora hacer frente a las demandas económicas que le exige su exmarido, Stephen Belafonte, ya que está prácticamente sin dinero.

Según la abogada de la artista, Jacalyn Davis, Mel B habría gastado parte de su patrimonio, valorado en poco más de 43 millones de euros (más de 48 millones de dólares), en caprichos como una isla privada en Virginia que la ex Spice Girl regaló a su expareja como regalo de cumpleaños, coches de lujo o tres cascadas para su piscina.

De acuerdo con la revista Hola!, su exmarido Stephen Belafonte le reclama los gastos legales que ascienden a 175,000 euros, así como una pensión mínima de más de 9,600 euros (11,000 dólares al mes), entre los que se desglosan 3,800 euros para comida, 1,760 para ropa o 660 para la factura del teléfono móvil.

La letrada de la jueza de America’s Got Talent ha señalado en una vista judicial que durante los diez años de relación la pareja nunca tuvo dinero para hacer frente a los impuestos a final de año y que todo lo ganado por la señora Brown con las Spice Girls fue aportado al matrimonio.