• |
  • |
  • Edición Impresa

Decidida a mantener su vida privada completamente fuera del radar de la opinión pública para que nada pueda eclipsar su carrera en el cine, resulta perfectamente comprensible que Eiza González se haya negado a confirmar o desmentir algunos de los últimos rumores que circulan.

El primero de ellos, como se han encargado de difundir numerosos medios desde diciembre de 2016 pero ahora han cobrado fuerza, hace referencia a la posibilidad de que la actriz se esté preparando para dar vida a la temperamental “Catwoman” en las nuevas películas de DC Comics, entre las que destaca Gotham City Sirens, que precisamente se centrará en los personajes femeninos más relevantes de la franquicia, como Harley Quinn y la citada heroína felina.

“Este es el uniforme que llevo últimamente”, escribía la propia Eiza en su Instagram Stories para describir varias imágenes --que desaparecieron 24 horas después-- y la retrataban enfundada en un ajustado traje de látex pero de la que no quiso dar más detalles. La segunda de las teorías que publica el portal Quien.com que definen su presencia mediática de estos días, que no es otra que la de que podría haber encontrado el amor, es el resultado de la pericia con la que los paparazzi han logrado captar a Eiza en Los Ángeles disfrutando de la compañía de un apuesto hombre en una cafetería.

Solo el tiempo dirá si este encuentro deriva o no en un nuevo capítulo de su vida sentimental, de momento, está demasiado ocupada disfrutando de su éxito y de los muchos proyectos profesionales que tiene en el horizonte. Lo cierto es que nadie puede negar que tras debutar en la televisión estadounidense hace unos años con su papel de Santanico Pandemonium en la serie Abierto hasta el amanecer --adaptación de la célebre película de Robert Rodriguez--, la actriz puede presumir ya de haberse convertido en uno de los rostros imprescindibles del nuevo “star system” hollywoodiense con su participación en una de las cintas más aclamadas del año, “Baby Driver”, en la que comparte créditos nada menos que con actores de la talla de Jon Hamm y Jamie Foxx.