•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La actriz italiana Elsa Martinelli, que trabajó con los más importantes directores italianos y también encandiló en Hollywood con su elegancia natural, falleció ayer  en su casa de Roma a los 82 años, según informaron los medios de comunicación.

Elsa Tia, su verdadero nombre, nació en Grosseto (región central de Toscana) en 1935, en una familia humilde, séptima de ocho hijos, pero se trasladó a Roma para trabajar como modelo, y en 1953 participó en su primera película: “Se vincessi cento milioni” de Carlo Campogalliani y Carlo Moscovini.

Pero quien la descubrió en realidad fue Hollywood, cuando Kirk Douglas la llamó para ser la actriz de la película “The Indian Fighter” (1955) dirigida por André de Toth.

En 1956 ganó el oso de plata a la mejor actriz por su papel en “Donatella” de Mario Monicelli, en el Festival Internacional de Cine de Berlín.

Italia recuerda su historia de “Cenicienta”, al provenir de una familia humilde y terminar casándose en 1957 con el conde Franco Mancinelli Scotti de San Vito, con quien tuvo su única hija, Cristiana.

Su actuación en “The Indian Fighter” gustó a Hollywwod, que la llamó para otras películas como “Hatari”, de Howard Hawks, donde coincidió con John Wayne.

Llegaron después películas con los más importantes directores del momento, como “Un amore a Roma” (1960) de Dino Risi o “La decima vittima” de Elio Petri (1965), con Marcelo Mastroianni  y también fue dirigida por Orson Welles, en “Le procès” (1952).

Fue asidua del mundo de la “jet set” y veraneó en muchas ocasiones en la Costa del Sol española, grabó un disco y presentó el Festival de San Remo. Al final de su carrera participó en algunas series de televisión.