• |
  • |
  • END

Después de 27 años sobre los escenarios, el bailarín argentino Julio Bocca se despide hoy sábado de su público de forma definitiva con un espectáculo en Buenos Aires, que “será una fiesta de diversión y no de tristeza”, dijo el artista.

“Estoy feliz, cansado, y la verdad que tras 27 años quería llegar al final bien, en forma, y que la gente se lleve un buen recuerdo mío encima del escenario”, señaló Bocca, que para la gala preparó un espectáculo con invitados como Tamara Rojo, bailarina principal del Royal Ballet; Nina Ananiashvili, bailarina principal del American Ballet; el cantante argentino Diego Torres, entre otros.

El bailarín, de 40 años, termina su carrera en lo más alto del mundo de la danza clásica, y por ello no se siente triste, sino que le abordan sentimientos de “felicidad, alegría y tranquilidad”.

Desde que en 2006 anunciara el final de su carrera como bailarín, Bocca ha estado todo un año despidiéndose con un gira mundial que le llevó a París, Madrid, Cádiz, Valencia, Bilbao, Roma, Milán, Moscú, Washington, Porto Alegre y Montevideo.

“No quiero mirar más allá, vivo el día a día”, dijo Bocca antes de celebrar su despedida en su “amada ciudad de Buenos Aires”, tal como señaló en una carta abierta a su público.

“Tengo que aprender a vivir otra etapa y otra forma de vida, pero primero me tomaré un tiempo para mí, no sé cuánto, y no quiero programar nada”, dijo.