•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La literatura y el cine como puerta abierta a los recuerdos que no pueden ni deben morir se han fusionado para perpetuar no solo la historia de un hombre sino de un país al que buscaba llevar a mejores rumbos sin mayores pretensiones.

Defensor de los derechos humanos, el médico colombiano Héctor Abad Gómez, graduado con honores en Estados Unidos, alzó su voz en la convulsa Colombia de los años 80 y empezó a organizar las marchas del silencio para llamar la atención sobre los numerosos desaparecidos, asimismo, clamaba para que hubiera mejora en los servicios de salud de la gente más pobre de Antioquia y para que esa misma gente bebiera agua potable en su casa.

El afiche promocional del documental muestra al doctor Abad Gómez sosteniendo unas rosas

Michael Phelps perdió su duelo con un tiburón

Todos esos reclamos justos lo pusieron en la mira y lo llevaron a ser tildado de comunista, un pecado para esa sociedad colombiana que terminó en su asesinato en agosto de 1987.

Hace diez años, su hijo, Héctor Abad Faciolince publicó el libro “El olvido que seremos”, tras darse cuenta de que la historia de la vida y muerte de su padre tendría que contarla él.

Estrenan documental sobre mujeres cineastas

“De mi padre aprendí a hacer algo que los asesinos no saben hacer, a poner en palabras la verdad para que esta hiera más”, asegura Abad Faciolince en el triller del documental “Carta a una sombra”, basado en su libro y realizado por su hija Daniela Abad, la nieta que el doctor Abad Gómez sale cargando en la que sería una de sus últimas fotografías. 

Estrenan documental sobre mujeres cineastas

Aunque 30 años después del asesinato no se tiene nombre preciso de quién se atrevió a ponerse frente al médico cuando se disponía a entrar al funeral de uno de sus compañeros de lucha  y le descargó el cartucho que le quitó la vida, el documental que se presentará esta noche en Nicaragua, en el Centro Cultural Pablo Antonio Cuadra, ha puesto en el renglón nuevamente la ola de crímenes que azotó Colombia y que siguen sin resolver. 

La proyección será a las 6:30 de la tarde y la entrada es gratuita.

Historia

El documental ha ganado premios en diversos festivales, en Colombia se exhibió también a nivel de las diversas salas de cine y según sus realizadores ha tenido muy buena acogida.

Asimismo,  documental es parte del Ciclo de cine y literatura de Centroamérica 2017.

Daniela Abad ha dicho en diversas entrevistas que para ella el libro de su padre y el mismo documental han sido una clase intensiva de historia, porque ella no tenía muy claro porqué lo habían asesinado. “Sabía que fueron los paramilitares pero nunca había entendido lo que pasaba en la universidad, en las calles, en la sociedad colombiana. Creo que las nuevas generaciones -e incluso la mía, que es mayor- no comprenden tanto ese momento porque no lo vivimos de grandes”, señala.

En el trabajo fílmico no se hace referencia a quién disparó contra el doctor Abad, al respecto, Miguel Salazar, codirector del documental, dijo a un medio colombiano: “Apareció alias ‘Don Berna’, un tipo que fue sicario de Pablo Escobar y jefe de paramilitares, quien declaró hace dos años que al parecer fue el mismo Carlos Castaño, jefe de las Autodefensas Unidas de Colombia, quien lo mató con su propia mano. Pero nosotros adrede no quisimos sacar a los victimarios en la película. Queríamos silenciarlos porque en nuestro país se le ha dado mucha voz a los malos, a los asesinos, a los mafiosos. Hay una telenovela sobre Carlos Castaño, el mayor asesino de la historia de Colombia, que me parece indignante”.

El afiche promocional del documental muestra al doctor Abad Gómez sosteniendo unas rosas, fotografía que Daniela Abad afirma que eligió cuando estaba viendo miles de fotos y una tía le dijo que esa le gustaba mucho porque le parecía que empuñaba las rosas con mucha fuerza. “Yo me quedé con eso, con la idea de que las rosas eran su arma. El amor a la belleza, a la vida y a los hijos era la forma en que él hacía política, y la película intenta hacer lo mismo desde esos valores tan simples”, señala.

El documental muestra cómo un hijo recuerda a su padre y todos los momentos que le fueron arrebatados por una bala.

La proyección será a las 6:30 de la tarde y la entrada es gratuita.