•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Renovada corporal y espiritualmente,  sobreponiéndose a las adversidades, la cantante Norma Helena Gadea está preparada para deleitar con sus voz a los asistentes al concierto ‘Un Canto de amor a Nicaragua’ que se realizará el 23 de agosto en el Teatro Nacional Rubén Darío.

El Nuevo Diario conversó con Gadea, quien comentó que  asistir a este concierto es un reto. “Tuve una gravedad de la que digo que salí resucitada, soy un milagro de Dios por haber sobrevivido a semejante problema de salud que tuve y aquí estoy”, compartió.

La cantora no quería dejar de participar en esta presentación, por lo que ha hecho todo lo posible por cumplir. “Tengo mucha ilusión por este concierto, no solo porque me puse como reto asistir, sino porque es la primera vez que voy a cantar después de mi enfermedad. Así que vamos a ver cómo se comporta mi voz, pero estoy segura de que cuando uno quiere hacer algo no hay fuerza que lo detenga, y para mí este concierto es muy importante porque voy a cantarle a la patria, a Nicaragua”, confesó.

Por otro lado, reconoció que toda la vida ha cantado nuestra música vernácula nacional, interpretando los temas de Camilo Zapata, Otto de la Rocha, Erwin Krüger y a todos nuestros grandes compositores.

“Reafirmo mi amor por Nicaragua, no hay nada más lindo que cantarle a la madre, a la tierra que le vio nacer a uno, es un gozo grande.  Aplaudo esta iniciativa para realizar este concierto, porque  Nicaragua es una gran mujer maltratada, traicionada, y nuestros cantos son como darle cariño, como acariciarla y decirle que no todos sus hijos la han maltratado y que hay gente linda que la ama y la defiende, porque la quieren libre, feliz y luminosa”, reveló.

“Dale una luz”

En este concierto también participará Katia Cardenal, quien es una de las grandes voces de nuestro país y hoy nos comparte sobre la canción “Dame una luz”, uno de los grandes himnos dedicados al país.

Este tema, cuya letra es de Salvador Cardenal y tiene música de Age Aleksandersen, es definitivamente una plegaria por Nicaragua, una canción que relata su historia, sus luchas, sus logros y la belleza de la naturaleza que la conforma.

Cardenal considera que es una canción que nos une como pueblo, porque cuenta de una realidad compartida, sufrida y superada por todos, cada cual a su manera pero unidos por una misma causa, nuestro amor a la tierra que nos vio nacer, la que nos acuna y la que nos alimenta de verdor y de agua, la que nos abraza a todos por igual y la que nos alimenta de fe con su belleza y la que nos cultiva el espíritu luchador que nos caracteriza como nación.

“‘Dale una luz’ es una plegaria para los que sentimos que  Nicaragua es el mejor lugar para vivir, los que creemos que nada iguala a Nicaragua, su belleza, su color, su sabor y su calor. Es una canción que acompaña al que está lejos... pero sueña con volver”, concluyó.