•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La esencia misma de su pintura abstracta se desvela a medida que Gilberto Rodolfo Rodríguez aplica sobre el lienzo los colores de forma espontánea, en cuya acción, el artista se reencuentra con sus pensamientos más íntimos para descubrir la esencialidad de la obra y desentrañar el mensaje que desea transmitir. Accidentalmente las tonalidades se unen creando amalgamas de colores, tonos y texturas, ahí está el personaje, se dice así mismo el artista conocido popularmente como “Gil Ro”. En este punto, la tarea para él es empezar a definir y delinear las figuras, y para ello; confiesa que pone su sabiduría al servicio de la naturaleza, fuente de inspiración que le ayudará a expresar a través de la pintura una imitación de la realidad. 

¿Por qué arte, y no otra forma de expresión? Hace más de 40 años que Gilberto Rodolfo inició experimentando en el arte. Tras haber estudiado Publicidad tuvo la oportunidad de trabajar en diferentes agencias publicitarias en las que pensó que sería mejor enriquecer su capacidad para discernir en el buen gusto estético por el que se sentía atraído desde sus primeros años de vida. En el ejercicio de explotar su lado artístico, Gil Ro a lo largo de este recorrido se ha identificado con una escuela de pensamiento que él denomina “El Esencialismo”. Colorismo mágico (expresión estética)

Para él, “el esencialismo es una inquietud que traía arraigada desde hace algún tiempo, ya que sobre la esencia nadie habla, no se escribe sobre la esencia de las cosas. Las personas pueden reconocer que un determinado asunto es esencial, pero no explican sobre el porqué es esencial un elemento”, determina Rodríguez. La corriente que caracteriza sus obras es el expresionismo surrealista y abstracto derivado del colorismo mágico, una técnica de aplicación plástica utilizada para encontrar la expresión de la insinuación cósmica: “penetrar en nuestra realidad de verdad, la realidad del ser, de nuestros orígenes cósmicos, y de nuestra familia verdadera. En lo feo y lo grotesco puede existir la belleza, el pensamiento humano ha deformado esta apreciación”, se cuestiona el artista.

De interés: Mácula, la galería comunitaria de Santa Ana

Como alguna vez dijo el comunicólogo Guillermo Rothschuh Villanueva: “¡Para disfrutarle hay que tener bien abiertos los ojos!”. Quizás a simple vista en sus obras no se pueden percibir escenas concretas, por ser una muestra de sentimientos que allí son plasmados. Sus creaciones están derivadas de acontecimientos que pasaron y aún están pasando por su vida, de cómo él ve la injusticia y lo que afecta a su medio. Figuras estilizadas, alargadas, con oquedades, trenzadas y superpuestas se muestran en su técnica pictórica. También expone la temática erótica en figuras de mujeres embarazadas, pechos descubiertos, largas cabelleras y nalgas insinuadas; su objetivo en este último aspecto es desmitificar los temas tabú. Entre otras causas de inspiración, la familia, la sociedad, la pobreza y el paisaje, toman sentido en el arte colorido de sus cuadros.

La técnica mixta (óleo y acrílico sobre tela) y collage, que consiste en la aplicación de elementos matéricos de la naturaleza (hojas, arena, ramitas) para darle una mayor expresividad realista a la obra, son los efectos subjetivos de la contemplación que las personas pueden apreciar en estas pinturas.

Sobre el artista plástico

Gilberto Rodríguez es un hombre multifacético. Profesionalmente estudió Administración publicitaria y se especializó como publicista creativo, a esta formación le valió el talento nato que el artista traía por naturaleza: dibujar y pintar. A estas habilidades también hay que sumarle los conocimientos de tipo cultural y literario, recursos que incluso le han permitido producir música, la cual está recopilada en varios discos de su autoría. A la par de todos estos quehaceres artísticos, actualmente Gil Ro se desempeña en la Policía Nacional, donde lleva trabajando más de 25 años. “Mi vida ha sido tan heterogénea que en cada época he tenido circunstancias tan dignas de recrearlas o de pintarlas, que tendría que hacer una exposición por cada etapa”, finaliza Rodríguez.