•   Venecia, Italia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El jurado de la 74ª Mostra de Venecia debe dar este sábado su veredicto para el León de Oro, con el humor negro del británico Martin McDonagh y la poesía fantasmagórica del mexicano Guillermo del Toro entre los grandes favoritos.

Siguiendo los pasos de los hermanos Coen, la británica "Three billboards outside Ebbing, Missouri", dos horas de tragicomedia llena de ingeniosos diálogos y salpicada por los peores insultos que existan en Estados Unidos, hizo desternillarse de risa a los cinéfilos de la isla del Lido.

Con este filme, que narra el combate de una madre en duelo (Frances McDormand) contra la policía local, el dramaturgo y cineasta irlando-británico Martin McDonagh se ganó un boleto para hacerse con el León de Oro.

El mexicano Guillermo del Toro es el otro gran favorito para alzarse con el máximo galardón de la Mostra. Su filme "La forma del agua", una magistral y delicada fábula de amor entre una princesa muda y una extraña bestia anfibia, hechizó al público y a la crítica del festival.

Ambientada en 1962, en plena Guerra Fría, cuenta la historia de una joven muda, Elisa (excelente Sally Hawkins), cuyos únicos amigos son una compañera de trabajo negra y un vecino gay. En una oda a la diferencia, se trata del "antídoto perfecto contra el cinismo", reconoció el director.

La Mostra de Venecia, el decano de los festivales de cine, presentó 21 filmes en competición oficial, en liza para el León de Oro a la mejor película.

El jurado internacional, presidido por la actriz estadounidense Annette Bening, otorgará otros nuevos premios, entre ellos la Copa Volpi al mejor actor y la mejor actriz.

Hollywood, muy presente

Un acertado Matt Damon tiene doble pasaje para conseguir la prestigiosa Copa gracias a dos grandes películas de Hollywood.

En "Downsizing", una jugosa sátira social, en modo de ciencia ficción, decide hacerse miniatura para poder vivir en la opulencia y salvar al planeta. El director estadounidense Alexander Payne, siempre haciendo uso de un humor a medias tintas, firma aquí una de sus obras más originales.

La estrella George Clooney, en su nueva película detrás de la cámara, ha ofrecido a Damon un papel de oro en "Suburbicon", un retrato ácido de Estados Unidos en la década de los cincuenta, que sigue la estela de los hermanos Coen, coguionistas.

Otro actor de Hollywood, Ethan Hawke, en la piel de un austero pastor corroído por la culpabilidad, en "First reformed" del veterano Paul Schrader, no consiguió en cambio convencer a todo el mundo.

Este año, el festival solo seleccionó a un única mujer cineasta, la china Vivian Qu, que presentó un delicado filme poblado de personajes femeninos, "Angels wear white".

Los directores de la selección sin embargo propusieron películas con muy buenos papeles femeninos, protagonizados por Helen Mirren, Sally Hawkins, Charlotte Rampling o Frances McDormand. Todas ellas están en las quinielas para llevarse la Copa.

En el clan de los italianos, triunfó, contra todo pronóstico, "Ammore e malavita", de los hermanos Manetti, una comedia musical mafiosa en dialecto napolitano.

El director italiano más confirmado, Paolo Virzi ("The Leisure seeker"), recibió una buena acogida con su primer filme en inglés, un "road movie" lleno de humanidad sobre una pareja de ancianos, con Helen Mirren y Donald Sutherland.

Entre las películas francesas en liza, el muy esperado "Mektoub, my love: canto uno" del franco-tunecino Abdellatif Kechiche, cosechó duras críticas entre los profesionales, que lo calificaron de voyeurismo.

"La Villa", 20ª película de Robert Guédiguian, suscitó opiniones diversas. En ella, el veterano director relata la historia de un padre moribundo en el sur de Francia que recibe la visita de sus tres hijos adultos. Sus vidas darán un vuelco al encontrarse con tres niños migrantes en un barco naufragado.