•  |
  •  |
  • AFP

El cantante británico Peter Gabriel y el actor mexicano Diego Luna defendieron hoy al cantautor franco-español Manu Chao, en riesgo de ser expulsado de México tras brindar declaraciones que podrían ser consideradas por el gobierno como intromisión en política interna. Peter Gabriel consideró que Manu Chao tiene "absolutamente" el derecho de pronunciarse sobre la violenta represión de una manifestación efectuada en 2006 en el centro del Estado de México.

"Todos nos estamos convirtiendo en ciudadanos globales y tenemos responsabilidades en nuestro corazón, con nuestra conciencia y con el mundo", afirmó Gabriel, fundador de la organización Witness que capacita a defensores de derechos humanos en la creación de videos para denunciar violaciones de las garantías individuales. "Nacemos sin pasaportes, no hay que pensar en fronteras idiotas, más bien hay que festejar que haya personalidades que desvían la atención a los temas de los que nos cuesta trabajo hablar", expresó a su vez Diego Luna.

El autor de 'Clandestino', quien se encuentra en el oeste de Guadalajara participando en su Festival Internacional de Cine, calificó de "terrorismo de Estado" la intervención policial en San Salvador de Atenco, Estado de México donde fueron detenidas unas 200 personas y varias mujeres, algunas extranjeras, denunciaron haber sido abusadas sexualmente por policías. "Porque lo que está pasando en Atenco, de cierto modo es un terrorismo de Estado.

"Las autoridades están diciendo: 'mira, que nadie diga nada cuando vengamos a despojar de las tierras porque, cuidado, que lo que os va a pasar es lo mismo que os pasó en Atenco'", expresó en conferencia de prensa Chao, quien tiene planeado abandonar el país el 29 de marzo.

Una funcionaria de la secretaría de Gobernación de México manifestó ayer que se analiza si se le aplicará "alguna sanción" a Manu Chao por esas palabras. El artículo 33 de la Constitución mexicana prevé que "los extranjeros no podrán de ninguna manera inmiscuirse en los asuntos políticos del país" y que el gobierno tiene la "facultad exclusiva de hacer abandonar el territorio nacional" inmediatamente sin juicio previo.