•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Fiel a su huella ADN, Versus Versace iluminó los podios el domingo en la Fashion Week de Londres con una colección osada y sexy, aperitivo ideal antes del desfile por la noche de Armani, que regresa a la capital británica.

Versus, la línea relax de la marca italiana, escogió un lugar simbólico para presentar su colección primavera-verano 2018: la prestigiosa escuela Central Saint Martin de Londres, por donde ha pasado una pléyade de estilistas de la nueva generación británica.

El espectáculo se lleva a cabo delante de un gigantesco muro de altavoces por donde fluye música electrónica con bajos pesados y profundos, en un ambiente de discoteca, para dar un marco a esta colección resueltamente dirigida hacia el mundo de la noche, donde los noctámbulos no se asustan por nada.

O como le resume Donatella Versace: Versus, es "el coraje y el placer. Es para la gente que osa expresarse en todo lo que hace".

Faldas cortas enmalladas, llevadas sobre bikinis y tops negros, shorts mínimos con impresiones de cadenas... con Versus todo es mini, transparente, sin escotes, provocante, excitante.

En cuanto a los colores, la marca sigue fiel a su negro tan querido, que complementa con accesorios verde limón -aretes, bolsas, cinturones-, sobrecosturas geométricas o impresiones coloridas de coches parecidos a berlinas estadounidenses del siglo pasado.

En un tono un poco más sobrio, Versus propone una gama de pantalones, sacos, chaquetas, faldas, fluidos y confortables en tartán gris aderezados con colores encendidos.

La marca aprovechó el desfile para presentar la beca "Gianni Versace" destinada a los estudiantes de la Central Saint Martin.

"Con gran placer financiamos una beca anual (...) en homenaje a mi hermano Gianni. Era un creador visionario y en su honor queremos impulsar a los creadores de mañana", dijo Donatella Versace.

Después de este de Versus, los fashionistas esperan con impaciencia el desfile Emporio Armani, en la noche, que se anuncia como uno de los principales momentos de la Fashion Week.

"¡Tienen sangre en las manos!"

El gigante de la moda italiana, más habituado a los podios milaneses, aprovechará para abrir la tienda Emporio Armani completamente renovada de Mayfair, barrio exclusivo del centro de Londres.

Armani posee actualmenete unos 3,000 puntos de venta en el mundo, con diferentes marcas, y el grupo desea racionalizar esa red.

El martes se presentará otro de los grandes de la moda, Tommy Hilfiger, que llegará a tierra británica.

Con esto se fortalece la escena londinenese, elogiada por la vitalidad y la audacia de sus jóvenes creadores, pero cuyas anteriores Fashion Week carecieron a veces de grandes marcas, excepto Burberry.

Su presencia es "una prueba de que nuestra ciudad es un lugar de encuentro internacional de la creación y de la cultura", dijo Caroline Rush, directora del British Fashion Council (BFC), organizador de los desfiles, en un mensaje enviado a la AFP.

Su llegada es un buen augurio en el marco de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), que hace temer una fuga de talentos y capitales, y expone a toda la economía británica a considerables riesgos.

Sin embargo, el programa muy bien organizado de los 80 desfiles de la Fashion Week se ha confrontado al tropiezo con manifestaciones, el viernes, de militantes por los derechos de los animales.

El domingo, decenas de militantes ruidosos se congregaron antes de la presentación de Versus gritando "¡Tienen sangre en las manos!", y reclamando la exclusión de las marcas que utilizan pieles de animales.