•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

María Callas es un enigma. Una mujer con carácter que rompió esquemas. Fue mística. Es obvio que su vida no era un cuento de hadas, pero disfrutó de las mieles del éxito gracias a su voz.

Su historia, con destellos de drama y comedia,  fue repasada la noche del miércoles en el Teatro Nacional Rubén Darío (TNRD) en una puesta al estilo musical que combinó ópera y monólogo. La obra contó con la participación del tenor Stefano Crescis, la actriz Blanca Rodríguez y las sopranos Rosa Pérez Suárez, y la nicaragüense Deborah Martínez.

En la presentación, el público se adentró a las frustraciones y victorias de una leyenda musical, no solo para Europa, sino para toda latinoamérica. Un escenario claroscuro y minimalista recibió a la actriz Blanca Rodríguez reposando sobre una banca, desde donde pregonó la historia de Callas en primera persona.

Influyente  

Ramón Rodríguez señaló que Callas es el símbolo de una ópera renovada y con la puesta en escena sobre su vida se celebran  40 años de su fallecimiento. “Todas las cantantes del canto lírico ven en ella una mujer que rompió barreras. Es un referente para cualquier cantante en el mundo. Hablar de ella es hablar de belleza lírica”.

“Fue una mujer que tenía una extensión única en su voz. Podía ser soprano, met soprano e hizo grandes interpretaciones en la ópera. Sus grabaciones son hoy una referencia para los estudiantes y para las nuevas generaciones”.Deborah Martínez, soprano nicaragüense.

Es, según Rodríguez, una figura importante en la literatura musical. En un tiempo de una hora y  quince minutos se revelaron detalles importantes sobre Callas y por primera vez al estilo de “teatro musical”. 

Rodríguez dijo que la vida de Callas es muy compleja. Tuvo malas experiencias en el amor que la afectaron mucho, pero el legado que dejó inspira a las jóvenes cantantes. 

La puesta teatral contó con la musicalización en vivo de Camerata Bach, Schola Cantorum Rubén Darío y la Orquesta Sinfónica Juvenil Rubén Darío.

Rodríguez destacó la participación de la nicaragüense Deborah Martínez, quien se prepara en canto en Italia. “Ella se fue hace un año para prepararse. Para mí será de las soprano que tendrá una gran dimensión como artista. Terminar una carrera en un conservatorio en Italia es difícil”

También, en la presentación se contó con la presencia del embajador de Italia, Sergio Martes, quien al introducir al cuerpo artístico de la obra se mostró encantado de promover el canto lírico en Nicaragua y manifestó que no fue difícil convencerlo de apoyar esta iniciativa. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus