•  |
  •  |
  • END

La Secretaría de Gobernación de México ha afirmado que nunca consideró aplicar sanción alguna o la expulsión para el cantante hispano-francés Manu Chao por unas declaraciones sobre la situación política mexicana. El cantante habló esta semana de “terrorismo de Estado” al referirse a un conflicto social surgido en 2006 en la localidad de San Salvador Atenco, cercana a la capital mexicana.

Algunos medios mexicanos consultaron sobre la posibilidad de que esas declaraciones incumpliesen el artículo 33 de la Constitución mexicana que prohíbe a los ciudadanos extranjeros inmiscuirse en asuntos políticos.

El ministerio rechazó en su comunicado que “haya abierto una investigación sobre lo expresado por este artista, por lo que nunca ha existido la posibilidad de que sea expulsado del país, como se ha especulado”.

A partir de las declaraciones de Manu Chao circularon rumores de que podría ser sancionado o expulsado, de acuerdo con las leyes mexicanas que prohíben que extranjeros se inmiscuyan en asuntos internos.

Ante la insistente versión, la Secretaría de Gobernación (Interior) aseguró ayer en un comunicado que nunca consideró sancionar o expulsar al artista y refrendó su respeto a la libertad de expresión.

En su comunicado, Chao no hace mención del desmentido que hizo ayer el Gobierno mexicano sobre las presuntas intenciones de sancionarlo. El artista reiteró su apoyo a la comunidad de San Salvador Atenco, donde en mayo de 2006 ocurrió un enfrentamiento entre campesinos y policías, con saldo de dos muertos y decenas de detenidos.