•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Premier Producciones anunció la llegada de las estrellas de Harlem Globetrotters, un equipo de básquet de alto nivel pero que no juegan en una liga profesional. No son artistas pero pasan todo el año de gira, presentando sus espectáculos en estadios y teatros de los cinco continentes. 

El equipo estará en el país para la inauguración del Polideportivo Alexis Argüello, construido para recibir a los atletas que participarán en los Juegos Centroamericanos y del Caribe que se realizarán en Managua del 3 al 17 de diciembre 2017.

Los Globetrotters se caracterizan por rotar la pelota en las puntas de sus dedos o pasar la pelota por debajo de las piernas de los opositores, incluso hacer bromas con el árbitro y los espectadores.

Inclasificables, los Globetrotters son, sin embargo, una marca registrada que no necesita presentación, sinónimo de entretenimiento familiar para varias generaciones, describe el sitio clarin.com.

Surgió en 1926 por el empresario inglés Abe Saperstein, aunque comenzaron jugando en Chicago, Saperstein usó la falsa referencia a Nueva York como estrategia de promoción. En los primeros años, los Trotters eran un equipo serio, consiguiendo un balance de resultados de 102 victorias y 6 derrotas en su primer año, 145-13 en 1928 y 151-13 en 1929. Ante la dificultad de encontrar equipos con los que enfrentarse, dada la calidad del suyo, en 1929 concibió la idea de crear un espectáculo que combinara el baloncesto con la comedia, convirtiéndose pronto en una gran atracción.

El equipo actualmente lo conforman un total de 25 personas entre atletas, entrenadores, médicos y asistentes. Orgullosos miembros del Salón de la Fama del básquet, los norteamericanos han entretenido a millones de seguidores, incluyendo a papas, reyes, reinas y presidentes, a lo largo de nueve espectaculares décadas, de hecho en mayo 2015, durante una visita del equipo a Roma, el papa Francisco fue nombrado miembro honorario de los Harlem Globetrotters, quienes le regalaron una camiseta con su nombre. Algunos de los jugadores incluso intentaron enseñarle a hacer el famoso “spin”, el truco en el que la pelota se queda girando sobre un dedo. Otro pontífice, Juan Pablo II, había recibido la misma distinción en el año 2000.

Próximamente la productora,  Premier Producciones, anunciará más detalles sobre este espectáculo familiar.