•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Academia de Hollywood anunció ayer que entregará un Óscar especial al mexicano Alejandro González Iñárritu por la obra “Carne y Arena”, una experiencia para la que se adentró en el terreno de la realidad virtual con ayuda de su socio, el director de fotografía Emmanuel Lubezki. La junta de gobernadores de la academia tomó la decisión de destacar la labor de Iñárritu “en reconocimiento a una experiencia narrativa visionaria y poderosa”.

“La junta está orgullosa de presentar este Óscar especial a ‘Carne y arena’, en la que Iñárritu y su director de fotografía, Emmanuel Lubezki, nos han abierto nuevas puertas a la percepción  cinematográfica”, indicó en un comunicado el presidente de la academia, John Bailey. Iñárritu y Lubezki unieron sus talentos para construir, durante cuatro años, una experiencia artística en la que la realidad virtual y el simbolismo sitúan al espectador en el corazón mismo de los migrantes indocumentados que cruzan a Estados Unidos desde México.

Se trata de una instalación en la que el espectador, durante siete minutos, pasa a ser parte del drama de la migración a través de la realidad virtual, que lo transporta a un dramático momento, el de la detención en pleno desierto de un grupo de migrantes que trata de entrar ilegalmente en Estados Unidos.

Basándose en los testimonios de varios de estos migrantes, Iñárritu, que presentó el trabajo en la pasada edición del Festival de Cannes, ideó un proyecto artístico que va más allá de una mera instalación o exposición. La obra hiperrealista de Iñárritu coloca al espectador en medio del desierto de Sonora, donde comparte el drama de un grupo de indocumentados que, liderados por un “coyote”, un traficante de humanos, intenta ingresar en territorio estadounidense mientras agentes de migración tratan de arrestarlos.