•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la Sala Mayor del Teatro Nacional Rubén Darío (TNRD) se dieron cita la noche del sábado los seguidores del artista español David Bisbal, quien se encuentra de gira por diferentes países latinoamericanos promoviendo su nuevo álbum “Hijos del mar”. El cantante no hizo esperar mucho a sus ansiosos espectadores apareciendo en escena a eso de las 8:20 p.m. entre un juego de luces rojas y amarillas que avisaron del inicio de su show. Apareció el español imponente en el escenario interpretando el tema “Mi norte es tu sur”, seguido de “Antes que no” y “Esclavo de tus besos”.

Bisbal, vistiendo un atuendo completamente negro y elegante, lucía energético y complacido al escuchar al público corear  sus canciones; mientras que se le escapaba uno que otro movimiento de caderas al ritmo de su música, las fanáticas gritaban emocionadas.

Conexión con el público

Tras interpretar los primeros tres temas musicales, el cantante empezó a entablar contacto con el público al saludarlos: “Buenas Noches Nicaragua, Buenas noches Managua, gracias a los presentes y medios de comunicación, mi equipo y yo los queremos mucho. Este es un concierto muy bonito en donde están todos invitados a cantar con nosotros, ¡Viva Nicaragua!”. Y así prosiguió su presentación arrancando suspiros con el tema romántico “Quiero perderme en tu cuerpo”. A este le siguió la canción “Culpable”.

La última vez que David Bisbal visitó nuestro país fue en 2007 y al respecto, el artista refirió: “Esto he sentido en diez años de no venir a Nicaragua y se los hago saber con el tema ‘El ruido’.  Cantemos sin parar mi gente”, expresó. El ambiente se tornó aun mejor cuando los fanáticos escucharon “Diez mil maneras”, el artista recibió de algunos seguidores cartas y una rosa por parte de una niña.

Acústico

En la mitad del show, el artista expresó que en esta gira no solamente pretendía acercarse al sonido eléctrico fusionando con lo orgánico y la esencia latina, por lo que preparó un pequeño set acústico para recordar aquellas canciones que marcaron el inició de la carrera artística del español como: “Esta ausencia”, “Dígale” y “24 horas”.

“Para mi gente optimista les dedico el tema ‘Todo es posible’. Ojalá no amaneciera nunca y me quedo aquí en Managua”, manifestó Bisbal, quien esta vez lucía una camisa de vestir blanca y pantalón negro. La noche prosiguió con temas como: “No amanece”, “Silencio”, “Lo tenga o no” y “Mi princesa”.

“Para todas esas princesas de Nicaragua”, dijo Bisbal, comenzando a sacudir sus caderas dedicó éxitos como: “Lloraré las penas” y “Ave María”. Un aviso de adiós se dejó escuchar cuando pronunció “los quiero mucho mi gente, vosotros habéis sido lo más importante de esta noche, mil gracias” y las luces del escenario se desvanecieron.

No obstante, ante las peticiones de los seguidores al decir “otra”, “otra”; Bisbal regresó para conceder dos temas más: “Fiebre” y “Bulería”, y con un hasta luego, a las 10:00 p.m. el telón se cerró.