•  |
  •  |
  • Edición Impresa

David Guetta cumple hoy 50 años como el pinchadiscos que más ha contribuido a popularizar la música electrónica, un arduo camino que comenzó en los clubes parisinos durante los 90, cuando la música “house” era desconocida en Francia.   Nacido en París el 7 de noviembre de 1967 de un padre marroquí de origen judío y una madre belga, el principal embajador de la música electrónica en el planeta, autor de “This One’s For You”, “Love Is Gone” y “When love takes over”, fue antes de todo un pionero en la introducción de la música electrónica en su país.

Inicios

Guetta, que ha alternado su faceta de DJ con la de productor musical, dio sus primeros pasos a los 17 años, en Le Broad, un local referencia de la movida parisina de los años 80 destinado principalmente a un público homosexual.

Desde esta sala en el corazón de París empezó pinchando canciones del universo del pop y rock hasta que en 1987 escuchó en la radio francesa a Farley “Jackmaster” Funk, considerado por muchos un padre del “house” -una vertiente “light” de la música disco nacida en los años 80 en Estados Unidos.

A partir de entonces, el joven de pelo largo y rubio y sonrisa perenne -confeso admirador del “Thriller” de Michael Jackson- se decidió a mezclar la cadenciosa música negra estadounidense con sonidos y ritmos electrónicos a través de un sintetizador.

Junto a Laurent Garnier, otro DJ francés, y los famosos Daft Punk, Guetta está considerado el principal impulsor del “house” en Francia.

Pero también fue pionero en su país en introducir una nueva concepción del pinchadiscos gracias a sus viajes a Londres.

“Allí (Londres) el DJ estaba en un podio y todo el mundo lo miraba. En París, la gente no me hacía ningún caso. Bailaban, coqueteaban, hablaban”, evocó Guetta en una entrevista a “Le Parisien”.

El éxito en Le Broad lo motivó a explotar con su socio Kien clubes de París como el Rex, uno de los de más solera en la ciudad.  Después gestionaron el Folies Pigalle, un lugar de prostitución de alto lujo convertido en una codiciada pista de danza.

La popularidad de Guetta estaba en alza en su país natal y la conquista del mercado internacional era cuestión de tiempo.

En 1994, cuando se casó con su primera mujer, Cathy Guetta, dio otro empujón más a su carrera, al asumir la dirección artística de la mítica sala de conciertos parisina Bataclán, la misma que hace dos años fue escenario de un terrible atentado yihadista que dejó 89 muertos.

A mediados de los 90, inició sus sesiones en Berlín, entonces una de las capitales de la música electrónica en Europa, y en Ibiza, otra parada indispensable para los amantes del “techno”.

Paralelamente, y en colaboración con su mujer, Guetta promovió veladas en varios locales parisinos en los que desfilaron la “crème de la crème” del momento con presencias asiduas de estrellas de cine, modelos, futbolistas o modistos.

La fama

Guetta, que ha colaborado con nombres como Madonna, Rihanna y Michael Jackson, tiene varios hitos en su carrera, uno de los más sonados fue su concierto en plena Torre Eiffel en junio de 2016 para la apertura de la Eurocopa ante decenas de miles de asistentes.

Con más de 30 años de carrera musical en escenarios de medio mundo, el DJ más popular del planeta ha asegurado no haber caído en las tentaciones de la noche.

“Soy como un monje ‘Jedi’. No tomo alcohol, ni fumo, ni me drogo. Hago deporte y sigo un régimen. El único problema es el sueño. Estoy siempre de un lado para otro”, reconoció Guetta.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus