•  |
  •  |
  • END

Para eliminar los cálculos renales (o piedras en los riñones) ya no es necesario que le hagan una herida de 10 a 12 pulgadas en su cuerpo, ya que ahora se utiliza una máquina computarizada que pulveriza las piedras y las convierte en arenillas que son expulsadas con la orina.

Esta técnica, llamada Litotripcia extracorpórea a base de ondas de choque, la está utilizando el cirujano urólogo Jorge Saborío Lacayo, quien la aprendió en hospitales y escuelas de medicina de Nueva York en los Estados Unidos.

El galeno utiliza una máquina que se llama Litotriptor Medispec E-3000, que se pone en contacto en el área renal del paciente, hacia la que el especialista dirige, durante casi una hora, hasta cuatro mil rayos de energía para fragmentar piedras que previamente le ha localizado con una placa de rayos equis.

Busca la piedra como un piloto de un avión de combate

El doctor Saborío Lacayo cuando está atendiendo un paciente, desde una computadora está monitoreando y hasta buscando el blanco (el cálculo) para dirigir los rayos. La mira que tiene el aparato reflejado en el monitor es algo parecido a lo que utilizan los aviones de combates para ubicar el blanco donde van a disparar.

“Aquí el paciente una vez que le hago el tratamiento, sale caminando para su casa”, dice el especialista quien estudió en los Estados Unidos desde 1972 hasta 1981 (en Nueva York) donde estuvo impartiendo clases en la universidad y ejerciendo la profesión hasta 1994, año en que retornó a Nicaragua.

La técnica para fragmentar los cálculos dentro del cuerpo del paciente tiene como 20 años de practicarse en EU. Con el sistema de fragmentación interna de la piedra se evita las complicaciones que producen las grandes heridas.

El galeno, que es endourólogo (endoscopista), mostró a END el funcionamiento de la máquina con la ayuda del técnico Armando Enrique Murillo Castro y la enfermera Ana María Altamirano. Antes de aplicarle las descargas al paciente, que es sedado con alguna forma de anestesia y sólo experimenta una sensación de golpecitos suaves en la espalda cuando comienza el procedimiento.

El doctor Saborío Lacayo expuso que “lo importante es que el paciente se va el mismo día. La Litotripsia es de una a dos horas, una hora de tratamiento y otra de recuperación pero hay pacientes que tienen más de una piedra y hay que darles otra sesión. Hay piedras que son fáciles de quebrar y cuando los cálculos son grandes tenemos que instalar unos tubitos para que el riñón no se bloquee cuando la arenilla va cayendo”.

Una piedra de más de 12 centímetros “tenemos que poner fuerza el doble j para que el riñón no se obstruya y la piedra migre fácilmente”, dice el especialista quien indicó que ese tubito se puede dejar hasta tres meses dentro y no causa ningún problema porque son hechos de un material de silicón. Es un dreno interno del riñón a la vejiga.

¿Qué son los disparos?

Los disparos que recibe cada paciente son ondas de choques generados por agua. El generador en la máquina hace que salga la energía una vez que la computadora localiza la piedra se procede a hacer los disparos a través de una parte de la máquina que se denomina Fluroscopo. Con ese mismo aparato se va fotografiando el estado en que se va destruyendo la piedra. Son tres rayos que caen en la piedra.

Antes del bombardeo con la máquina --que al menos son cuatro mil disparos que va marcando la máquina en un contador digital-- al paciente hay que practicarle pruebas rutinarias de sangre y orina, rayos x, ultrasonido o Urotac y posiblemente un electrocardiograma.

Una sesión de disparos cuesta 1,200 dólares, mientras que en Costa Rica hay clínicas que cobran entre 1,500 a 1,600 dólares. En EU una sesión le viene saliendo a un paciente hasta 8 mil dólares.

La máquina que utiliza el doctor Saborío es técnica israelí a la que anualmente tiene que darle un mantenimiento que le cuesta 10 mil dólares. La máquina ya lleva un año y tres meses de estarla utilizando y tiene un average de más o menos dos a tres pacientes por semana.

Esta técnica aún no se conoce, porque el galeno ha recibido información del interior del país que a los pacientes con cálculos los abren en los quirófanos por lo que recomendó a que esa técnica la tengan los hospitales públicos y los que cubren a los asegurados del INSS.

El galeno recomendó a los lectores de END ahondar más en información sobre este sistema de trituración de los cálculos a través de su página web www.litotripsianicaragua.com

Primeros síntomas
Los primeros síntomas cuando una persona tiene piedra aparecen con dolor y a veces puede haber sangre en la orina y cuadros de fiebre. Tiene tres diferentes formas y la más común es dolor fuerte en el abdomen, asociado con náuseas, después solo puede ser sangre en la orina o color chicha y la tercera es cuando el paciente sufre infecciones muy frecuentes.

En un año que el doctor Saborío viene practicando esa técnica, el INSS le ha enviado tres pacientes a pesar de que a esa institución como al Minsa le ha ofertado el servicio a mitad de precio, “pero tengo más de cinco meses que no me mandan uno y han venido a mi clínica pacientes para que les haga la proforma especial que tengo para el gobierno”. “Más de cien proformas he entregado a pacientes con cálculo renal”, dijo el especialista.