Secciones
Multimedia

U2 vuelve más reflexivo

La banda irlandesa U2

Disco. La banda irlandesa ha querido, no obstante, primar un mensaje constante en sus cuatro décadas de carrera y 170 millones de copias vendidas: el amor.

El giro conservador de la política global pilló a U2 con el pie cambiado y un disco que, de repente, se quedaba corto para impartir lecciones de vida en un contexto de pesimismo. Tras su vuelta a talleres, hoy lanzan por fin dicho álbum en forma de mensaje de amor y concordia en mitad del desierto.

Más reflexivo que ampuloso y más melódico que ácido (aunque no faltan algunas cuerdas ásperas como contrapunto oscuro), “Songs of experience” (Universal Music) será una realidad tres años después de la primera vez que Bono y los suyos hablaran por primera vez de él, tras editar su contrapartida “Songs of innocence” (2014).

Mientras aquel ponía la mirada en el pasado, en los elementos que los forjaron como hombres (la orfandad prematura, el terrorismo como amenaza constante, la religión, la vida de barrio y la música como refugio), U2 cierra su ciclo de doctrinas vitales en formato disco trasladando el centro de gravedad al presente... y más allá.

“Escribe como si estuvieras muerto”, le aconsejó a Bono el poeta irlandés Brendan Kennelly como guía al abordar las canciones de su decimocuarto disco de estudio y así surgieron 13 nuevos temas que hablan del legado y flirtean con la idea de la mortalidad.

Cabe recordar que el músico sufrió en 2014 un aparatoso accidente en bicicleta, que le afectó la movilidad de una mano y le impedía tocar la guitarra. Las inesperadas victorias del “bréxit” y de Donald Trump en las elecciones presidenciales de EE. UU., hace casi justo un año, trasladaron esa fragilidad personal al ámbito global y de ello dejan constancia canciones como “The Blackout”.

Con el bajo trazando uno de los pasajes más abruptos del álbum, el grupo parece aludir directamente a aquella mañana de noviembre de 2016 en la que Europa se despertó noqueada por la identidad de quien tendría en adelante los códigos nucleares.

“Los terremotos siempre te pillan en la cama”, canta Bono en un momento de la canción, antes de dibujar un panorama poco halagüeño para la libertad: “Las estatuas caen y la democracia yace con la espalda contra el suelo”.

A través de la producción de Jacknife Lee y Ryan Tedder, además de Steve Lillywhite, Andy Barlow y Jolyon Thomas, U2 ha querido, no obstante, primar un mensaje constante en sus cuatro décadas de carrera y 170 millones de copias vendidas: el amor.

En los patrones más intimistas que se ha permitido el cuarteto irlandés en mucho tiempo, Bono canta al inicio que “Love is all we have left” (“Amor es todo lo que nos queda”, en español). Casi en un susurro, sin empujar el aire de su garganta privilegiada, echa mano además de efectos de “autotune” que le proporcionan cierto punto fantasmagórico.

“American Soul” constituye su última apuesta como sencillo e interna al disco en un territorio más batallero desde el rap inicial de Kendrick Lamar: “Benditas las balas, pues un día habrán de alzarse contra sí mismas. Benditos los mentirosos, pues la verdad puede ser embarazosa”.

Los amantes de tonadas melódicas del grupo como “Stuck in a Moment You Can’t Get Out of” disfrutarán con “The Little Tings that Give you Away”, coordenadas plácidas que se mantienen en “Landlady”. Tras el abrupto descalabro de “The Blackout”, retornan a la espiritualidad en la más arrebatada de sus nuevas composiciones, “Love is Bigger than Anything in It’s Way”.

Como cierre, U2 se autorreferencia en la optimista “13 (There is a Light)”, que aprovecha parte de la letra de “Song for Someone”, uno de los cortes de su anterior álbum, y subraya así la conexión entre los vértices de su experiencia vital: “Si hay una oscuridad que no debiéramos poner en duda y hay una luz, no la dejes marchar”.