Secciones
Multimedia

Tony Meléndez dejó lecciones de vida

Foto por: Nayira Valenzuela

El concierto de Meléndez en el país fue similar a esas historias donde hay risas, momentos conmovedores y al final un mensaje de motivación y esperanza.

Escenario. El artista ofreció un concierto especial en la Sala Mayor del Teatro Nacional Rubén Darío, donde además de admirar su don de tocar la guitarra con los pies, los asistentes recibieron grandes dosis de motivación.

El cantautor nicaragüense Tony Meléndez dejó un buen sabor de boca la noche del lunes en el Teatro Nacional Rubén Darío (TNRD), donde después de varios años volvió. Dicho sabor estuvo compuesto por palabras motivacionales para los asistentes, que con admiración y respeto se pusieron de pie varias veces ante el talentoso guitarrista.

La velada musical inició con la participación de Luis Pastor González y su hija Ale, la nueva promesa artística en el país. Ambos crearon una pacífica atmósfera interpretando temas para Nicaragua y el más reciente sencillo “Ahí anda María”.

A las 8:00 de la noche le correspondió el turno a Tony Meléndez. Previo a su presentación, los asistentes conocieron detalles de su vida a través de un video en el que se documentó la lucha y perseverancia de sus padres, los primeros años del artista. Su día a día conduciendo, compartiendo con la familia, cómo sobrellevar una vida y salir adelante sin sus brazos.

El concierto de Meléndez en el país fue similar a esas historias donde hay risas, momentos conmovedores y al final un mensaje de motivación y esperanza: el de no rendirse a pesar de las vicisitudes que nos ponga la vida.

Para Meléndez, no tener sus brazos jamás fue impedimento para lograr metas en la vida. Contó que fue su padre que desde pequeño le instaba a no rendirse, a no detenerse y a pesar de las burlas de los niños y el rechazo de las chicas, al final encontró el amor.

Entre cada interpretación, el artista compartía anécdotas con el público y poco a poco dejaba una lección. Relató su experiencia con el papa Juan Pablo II, su encuentro con Jennifer López en los premios Billboard de 2005, la gira por más de 40 países.

Con el público cantó “Let it be”, original de The Beatles, “Don´t worry, be happy”, “Jingle bells”, temas cristianos y más.

Su concierto en el país fue presentado por el grupo Coen con el apoyo de ND Medios. Los asistentes no solo fueron adultos, también niños y jóvenes que recibieron esa noche las palabras de Tony, quien de hecho lo agradeció: “No toco sus géneros, no canto reguetón, pero ahí están. Gracias a los jóvenes por aguantarme”, dijo.