•  |
  •  |

Pese a que los “todocaminos” y “todoterrenos” han sido unos de los vehículos más afectados por la caída de las ventas, son muchos los fabricantes que han decidido mostrar sus principales novedades en este segmento en el próximo Salón de Nueva York, que comienza el 10 de abril.

Este es el caso de Land Rover, que llevará a la gran manzana una profunda revisión del Range Rover, así como una nueva generación -la cuarta- del Discovery. Otras marcas, como Kia o Mitsubishi también presentarán novedades -el Sorento y el Outlander GT- en Nueva York.

Sin embargo, si hay una marca que ha sorprendido con las novedades que llevará a Estados Unidos es sin duda BMW. Y es que la firma bávara presentará en Nueva York las dos versiones más potentes, deportivas y radicales del todocamino X6 y del todoterreno X5. Se trata de los X6 M y X5 M, dos nuevos 'M' que se suman a los ya conocidos M3, M5 y M6.

Lujo y deportividad
Y dado que nos encontramos ante un vehículo de altas prestaciones, lo primero que nos ponemos a investigar es su propulsor. Y descubrimos una grata sorpresa. Se trata de un motor de gasolina de ocho cilindros en V con 4,4 litros de cilindrada y 555 caballos, una cifra extrema que coloca a ambos modelos como los BMW más potentes de la actualidad. También llamativa es la cifra de par, puesto que esta mecánica consigue 680 Nm. entre las 1.500 y las 5.650 revoluciones por minuto.

Este propulsor de 4.395 centímetros cúbicos logra, por tanto, increíbles prestaciones en ambos modelos. Nada más y nada menos que tanto el X5 como el X6 alcanzan los primeros 100 km/h en sólo 4,7 segundos, logran una velocidad máxima limitada de 250 km/h -275 km/h sin el kit de limitación- y recuperan de 80 a 120 km/h en alrededor de cinco segundos.

Y al igual que las prestaciones, también son llamativas las cifras de consumo. En este sentido, ambos modelos también repiten cifra, con casi 14 litros cada 100 kilómetros y  emisiones de CO2 de 325 gramos por kilómetro recorrido.

No obstante, lo más sorprendente de las nuevas versiones 'M' es que BMW ha logrado más potencia con este motor de ocho cilindros en V que la obtenida con el motor de diez cilindros en V del M5 y del M6. Es decir, con un propulsor de ocho cilindros, la firma alemana ha conseguido la cifra de 555 caballos, mientras que con el motor de diez cilindros en V del M5 y del M6 BMW logra 507 caballos.

Además, BMW no sólo ha conseguido mayor potencia, sino también ha mejorado la cifra de par, las prestaciones son muy similares y el gasto de combustible es más eficiente.

A diferencia de los anteriores modelos M de BMW que incluían una caja de cambios automática de siete marchas, la marca alemana ha optado por incluir un cambio automático de seis velocidades. Bautizado como -M Sport Automatic- este cambio se controla mediante la palanca de la consola con las posiciones D, S y M o bien con las levas situadas en el volante. En este sentido cabe señalar que si el conductor sitúa la palanca en el modo M podrá sentir el carácter deportivo del automóvil, ya que el vehículo cambiará de marcha por sí solo y en el régimen óptimo.

Entre las mejoras en el chasis y la carrocería, BMW ha optado por rebaja la altura de la misma en 10 milímetros en comparación con los BMW X5 y X6 'normales'. Además, se ha endurecido el conjunto de las suspensiones de ambos ejes. De esta manera, el conductor puede regular el ajuste electrónico de la amortiguación para lograr un mayor dinamismo y deportividad.

Otra de las modificaciones realizadas afecta a la dirección, que ahora incluye la función M Drive. De esta manera, si el conductor pulsa el mencionado botón en el volante, tendrá que ejercer una mayor fuerza sobre el mismo a la hora de conducir de una forma dinámica. Otras funciones que se activan cuando se pulsa la tecla M Drive son los reglajes de la suspensión -para reducir las inclinaciones del coche-, y una mayor permisividad del control dinámico de estabilidad o DSC.

Por último, tanto el exterior de ambos vehículos como el interior de los mismos se diferencian de las versiones de calle del X5 y del X6. Así, por ejemplo, cabe señalar la rejilla de las tomas de ventilación de los paragolpes delanteros, las llantas de nuevo diseño de 20 pulgadas y neumáticos de 275/40 R20 en el eje delantero y 315/35 R20 en el trasero, la cuádruple salida de escape, además del emblema 'M' en numerosas inserciones de la carrocería.

Del interior, nos quedamos con el amplio equipamiento del vehículo, en el que destacan los asientos con calefacción y ventilación, el sistema de navegación profesional, techo panorámico o climatizador con cuatro zonas de regulación, entre otros. En definitiva, todo un lujo deportividad.

Elmundo.es