•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El oscarizado director Peter Jackson acusó este viernes al productor estadounidense Harvey Weinstein de haber orquestado en la década de 1990 campañas de desprestigio contra actrices que después lo acusaron de acoso y abusos sexuales.

Jackson, que trabajó en el proyecto de “El señor de los anillos” con la productora Miramax Films de Harvey Weinstein y su hermano Bob, asegura que ambos se comportaban como “matones mafiosos de segunda”.

El director neozelandés afirmó no haber tenido conocimiento directo de las acusaciones de acoso sexual contra Weinstein, pero aseguró que el productor le presionó para que no contratase a Ashley Judd y Mira Sorvino para su película.

Estas dos actrices estadounidenses fueron de las primeras en acusar públicamente a Weinstein de agresiones sexuales. De acuerdo con Jackson, ambas eran potenciales candidatas a finales de la década de 1990 para actuar en “El señor de los anillos” antes de la llegada de Miramax.

“Recuerdo que Miramax nos dijo que era una pesadilla trabajar con ellas y que teníamos que evitarlas a toda costa. Fue probablemente en 1998”, afirmó al diario Fairfax New Zealand.

“En aquel momento, no teníamos ningún motivo para poner en duda lo que nos decían, pero con la distancia ahora veo que esto era muy probablemente la campaña de desprestigio de Miramax en todo su apogeo”, agregó.

“Ahora sospecho que fuimos inundados con información falsa sobre estas dos talentosas mujeres y que el resultado directo fue la eliminación de sus nombres de nuestro elenco”.

Miramax se acabó retirando de “El señor de los anillos”, proyecto que fue retomado por New Line. Un portavoz de Harvey Weinstein desmintió rotundamente las aseveraciones de Jackson.

“Si bien Bob y Harvey Weinstein eran productores ejecutivos del filme, no tuvieron absolutamente ninguna influencia en el elenco”, escribió en un comunicado a AFP, antes de hacer notar que las dos actrices nunca se quejaron públicamente, durante años, de haber sido marginadas.

Hasta que Ashley Judd le dijo a la revista Variety en 2015 que había sido hostigada por un productor poderoso, “nadie en nuestra empresa sabía que había sido discriminada y la tomaron en dos otras películas del señor Weinstein (‘Frida’ y ‘Right of Way’)”, dijo el comunicado. En cuanto a Mira Sorvino, “no había ningún indicio de que tuviera un problema hasta que el señor Weinstein se enteró leyendo los medios”, dijo el portavoz, agregando que ella “siempre fue tomada en cuenta para otras películas”.

El portavoz afirmó a continuación que “incluso este año, Mira Sorvino llamó al señor Weinstein para preguntarle si su marido” Christopher Backus podría actuar en una serie que él estaba produciendo. Tras haberle concedido el papel, el productor “le permitió romper el contrato amistosamente” cuando le ofrecieron al actor una “mejor oportunidad”.

Mira Sorvino reaccionó en un emotivo mensaje en Twitter a las afirmaciones de Peter Jackson: “Lo vi apenas me desperté y rompí a llorar”. “Aquí está, la confirmación de que Harvey Weinstein descarriló mi carrera, algo que sospechaba pero no estaba segura, gracias Peter Jackson por ser honesto, estoy desconsolada”, escribió la actriz, ganadora de un Óscar a mejor actriz de reparto en 1996 por “Poderosa afrodita”.

Ashley Judd simplemente escribió en Twitter: “Lo recuerdo bien”.