•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El productor de cine caído en desgracia Harvey Weinstein y su antigua compañía de producción son blanco de una demanda de 10 millones de dólares, presentada por una exproductora asociada de la serie de Netflix “Marco Polo”.

La demanda, presentada en nombre de Alexandra Canosa en la Corte Suprema de Nueva York el miércoles, acusa a Weinstein, de 65 años y padre de cinco hijos, de “heridas físicas sustanciales, dolor, sufrimiento, humillación y angustia mental”. Y busca una indemnización de más de 10 millones de dólares.

Acoso y más

“Las causas de la acción legal se basan en acoso sexual repetido, intimidación sexual, abuso emocional, agresión y violencia contra la demandante por parte del acusado Harvey Weinstein durante un periodo de varios años hasta 2017”, según la demanda.

Los presuntos abusos ocurrieron cuando Canosa era empleada de Weinstein y The Weinstein Company.

Canosa aparece como productora asociada en la serie de Netflix “Marco Polo”, de la cual Weinstein era productor ejecutivo antes del derrumbe de su carrera.

Weinstein “dejó claro que si no sucumbía a sus demandas o si ella exponía su conducta indeseada habría represalias, incluido humillación, la pérdida de su empleo y de toda posibilidad de trabajar en el negocio del entretenimiento”, sostiene la acción legal.

Canosa afirma que la compañía productora “facilitó, escondió y apoyó su conducta ilegal” y que miembros del directorio “sabían o deberían haber sabido” sobre la conducta de Weinstein y “no actuaron para corregir o frenar dicha actividad”.

Un representante de Weinstein declinó el jueves hacer comentarios. Más de 100 mujeres lo han acusado de abusos que van desde acoso sexual a violación desde que el diario The New York Times y la revista The New Yorker revelaron su conducta.

El escándalo ha puesto fin a su carrera. Fue despedido por el estudio de cine que lleva su nombre el 8 de octubre y ya enfrenta otras demandas.

Weinstein rechaza las acusaciones de sexo no consensuado y dice que nunca tomó represalias contra mujeres por negarse a sus avances.

Bajo la ley estadounidense, violencia puede incluir heridas físicas pero también contacto insultante u ofensivo, que incluye tocar a alguien de manera ofensiva, contra su voluntad.