•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dentro del certamen de belleza estadounidense Miss América se formó un escándalo luego de que el medio The Huffington Post filtrara emails esta semana en los que, según el medio, el director ejecutivo del concurso, Sam Haskell, se refería de modo grosero a las participantes.

La controversia forzó la renuncia este sábado de tres empresarios de alto nivel del certamen, incluido Haskell. Docenas de ganadoras previas del concurso, que tiene casi un siglo, incluida una que fue coronada en 1948, exigieron la renuncia de Haskell por los comentarios despectivos que hizo sobre las exparticipantes.

Según el Huffington Post, Haskell dijo obscenidades para describir a las antiguas reinas de belleza, y a una la llamó “pedazo de basura” y se burló de su peso. La ganadora del concurso en 1989, Gretchen Carlson, calificó los emails como “repugnantes y denigrantes”.

Haskell dijo que sus emails habían sido “convenientemente editados” por el medio estadounidense.

El Huffington Post dijo haber revisado casi tres años de emails proporcionados por dos fuentes anónimas. Según su reporte, algunos de estos incluían comentarios vulgares sobre la actividad sexual de antiguas concursantes.

El concurso existe en Estados Unidos desde hace 96 años y está abierto para jóvenes mujeres entre los 17 y 24 años. El anuncio de la renuncia de Haskell llegó a pocas horas de que la organización Miss América (MAO, por sus siglas en inglés) publicara un comunicado que decía que lo habían suspendido.

Presión

La filtración hizo que el patrocinador de Miss América, Dick Clark Productions, cortara lazos con el concurso. La empresa dijo en un comunicado, el viernes, que tenían conocimiento de los emails “desde hace algunos meses” y que estaban “horrorizados por su contenido inaceptable”.

La presión para sacar a Haskell del puesto se intensificó con una carta abierta firmada por 49 exganadoras del certamen. Una de ellas, Mallory Hagan, de la que se burlaron en la correspondencia, dijo no estar impactada por los emails sino que se sintió que por fin se daba credibilidad a sus denuncias.

“Por mucho tiempo he intentado explicarle a la gente a mi alrededor que esto está ocurriendo y que se están diciendo estas cosas”, le dijo la ganadora de 2013 a la cadena televisiva NBC.