•  |
  •  |
  • Edición Impresa

No es ningún secreto que el príncipe Harry mantiene una especial relación con el expresidente Barack Obama y su mujer, Michelle. Sin embargo, nadie podría esperar que su amistad pudiera desencadenar un conflicto internacional. El hijo pequeño de Diana de Gales y su prometida, la actriz canadiense Meghan Markle, tienen la firme intención de invitar a su enlace a los Obama, lo que podría no sentar muy bien al actual presidente Donald Trump. 

Está prevista una próxima visita del mandatario a Reino Unido y el gobierno británico está ya preocupado por las posibles consecuencias de la firme decisión de Harry y Meghan si los Obama recibieran la invitación antes de que Trump tenga la oportunidad de entrevistarse con la reina. Es de sobra conocido el carácter del actual presidente norteamericano y no se tomaría bien que su antecesor fuera invitado a un acto de estas características antes que él, por mucho que exista una relación de amistad.

La amistad entre el príncipe Harry y los Obama se fraguó a raíz de los Invictus Games y ha perdurado en el tiempo. De hecho, el matrimonio fue de los primeros en felicitar al nieto de la reina Isabel y a Meghan Markle por su compromiso a través de las redes sociales.

Mientras que las relaciones con los Obama han sido fluidas tanto por parte de Meghan como por parte de Harry, no lo han sido tanto con Trump, cuya campaña ha criticado en varias ocasiones la actriz. Pese a todo, hace unos años Meghan entrevistó a Ivanka Trump para su blog ‘The Tig’, donde alabó su capacidad para conciliar la vida familiar y laboral.

Hace apenas unos días, la hija del presidente felicitó a la pareja a través de su cuenta de Twitter por su compromiso, eso sí, una felicitación que ha llegado con casi tres semanas de retraso y en la que muchos han visto una maniobra para asegurarse una invitación a la boda del año.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus