Secciones
Multimedia

“The X-Files” y “Black Mirror” regresan a la pantalla

Foto por: Cortesia/END

Esta serie se estrenó en 1993

“Los expedientes X” no era solo una serie sobre extraterrestres y complots gubernamentales, “Black Mirror” no es únicamente una serie sobre la tecnología en la era de Internet

Con apenas cinco días de diferencia, entre esta semana y la próxima se estrenan las nuevas temporadas de dos de las series que mejor han representado los miedos y ansiedades contemporáneas, en una era tecnológica por excelencia, obsesionada con la vigilancia y las conspiraciones, que con el nuevo siglo se hicieron extendidas, imperceptibles y omnipresentes.

“Los expedientes X”, creada por Chris Carter y estrenada por la cadena Fox en 1993, se convirtió de manera meteórica en un éxito popular. Ha logrado sobrevivir nueve temporadas, dos películas, documentales y hasta audiolibros. Tras despedirse en 2002 regresó en 2016 con una miniserie de seis episodios, sin perder la mística ni la fidelidad de sus seguidores, A partir del miércoles se verán por Fox los diez capítulos de su temporada número 11.

“Black Mirror”, antológica serie británica creada por el inglés Charlie Brooker y vendida a la todopoderosa Netflix, estrenará su cuarta temporada este viernes. La serie tomó en 2011 la posta de aquella eterna preocupación por el futuro y la supervivencia, cargada de un ácido pesimismo, de un humor cáustico e irreverente, de un terror inexpresable, ácido retrato de nuestros días.

Así como “Los expedientes X” no era solo una serie sobre extraterrestres y complots gubernamentales, “Black Mirror” no es únicamente una serie sobre la tecnología en la era de Internet, las redes sociales y las relaciones fluidas. Cargada de consistente ambigüedad, sorteando las demandas de géneros como el horror o la ciencia ficción, quebrando fidelidades y unidades de tono, esta serie inglesa ha explorado los miedos más primarios del individuo, aquellos que tienen que ver con el después de la vida, con el deterioro físico, con las fobias sociales y las soledades existenciales.