•  |
  •  |
  • END

AFP

La cantante puertorriqueña Millie Corretjer aseguró estar pensando en regresar a los escenarios, luego de que su famoso esposo, el boxeador Óscar de la Hoya, anunciara el martes que colgaba los guantes para dedicarse a su familia, sus negocios y sus obras benéficas.

De la Hoya hizo su anuncio en una rueda de prensa en Los Angeles, rodeado de su esposa e hijos, además del alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, y su padre, Joel de la Hoya, quien le inició en el boxeo a la edad de cinco años.

“Llevo ocho años pidiéndole se retire, y al fin he visto llegar el día”, dijo Millie, quizá la persona más feliz este día entre las que acompañaron a De la Hoya a hacer su anuncio.

Sin poder esconder una sonrisa de alegría en su rostro, Millie confesó en un aparte con la AFP la mezcla de emociones que le embargaban.

“Estoy alegre por mí y los niños, y un poco triste por él, porque sé que el boxeo ha sido su vida”, indicó. “El dinero y la fama son buenos, pero de qué te sirven si no los puedes disfrutar porque no tienes salud”.

Alejada de la música por casi cuatro años, luego de contraer matrimonio con De la Hoya en octubre de 2001 y tener dos hijos con éste, Millie dijo “extrañar un poco las candilejas”, aunque aseguró no estar arrepentida de haber tomado un descanso para dedicárselo a sus hijos Óscar Gabriel de la Hoya y Nina Lauren Nenitte.

“Lo más importante es que sus hijos disfruten de su padre, y él de ellos, que en unos años pueda llevar a su hija del brazo al altar para su boda, cosas como ésas, tan comunes pero tan lindas en toda familia”, señaló Millie.

La cantante boricua comenzó su carrera a los 15 años como conductora en programas infantiles en Puerto Rico. A los 21 años grabó su primer disco titulado “Sola”, y en 1999 lanzó “Amar es un Juego” con el que logró un disco de oro en su isla.

El 5 de Octubre del 2001 se casó con De la Hoya, y en el 2003 volvió a las candilejas con el disco Millie, con música country-pop y pop-rock.