•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Sharon Stone sufrió en 2001 un aneurisma cerebral que la ha apartado de los focos hasta ahora, cuando 17 años después se ha sentido lo suficientemente fuerte como para protagonizar su primer gran proyecto tras la enfermedad, la serie “Mosaic” de HBO, que se estrena el 22 de enero. En un encuentro con un reducido grupo de periodistas, Stone dijo sentirse “muy agradecida de tener la oportunidad de envejecer” y se mostró “encantada” de rodar de nuevo, algo que durante un tiempo pensó que no volvería a hacer jamás.

Tras su hemorragia cerebral, Stone decidió volcarse en tareas humanitarias, adoptó dos nuevos niños y comenzó a aceptar pequeños papeles que no implicasen más de dos semanas de rodaje, ya que no quería estar más tiempo alejada de sus bebés. “Hasta ahora no he aceptado ningún proyecto grande, porque no me sentía muy capaz física, emocional y mentalmente”, reconoció Stone, que acaba de contratar a un mánager y un agente, y que tiene dos nuevos proyectos: una comedia con Ben Miller y una película con una directora escandinava en la que dará vida a una traficante de droga. La actriz confesó que retomar su carrera como actriz es algo que le da “miedo” y que “abruma mucho”, sobre todo por lo difícil que se le hace dejar solos en casa a sus criaturas.

 “Está claro que ahora que tengo muchos hijos y soy madre soltera tengo muchas más cosas que hacer, y es evidente que ahora soy más mayor, y esto altera mi nivel de fatiga”, afirmó la actriz, que no quiere repetir sus errores del pasado y morir de éxito. “Me siento bien, pero no puede volver a pasar lo de la última vez, que fue como ¡pum! ahora eres increíblemente famosa. Es irreal todo lo que me pasó y por eso pienso que ahora no puede volverme a pasar eso, porque ya no hago planes pensando solo en mí, sino en mi familia, y eso es muy diferente”, declaró.