•   Barcelona, España  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Agencia Tributaria española envió a la Fiscalía una denuncia contra la cantante Shakira, por un presunto delito fiscal cometido entre 2011 y 2014. El fisco considera que durante esos años, la artista colombiana residía en España y, por tanto, debía tributar en este país por la mayor parte de sus ingresos generados en todo el mundo.

Según informó ayer el diario catalán La Vanguardia y confirmaron  fuentes de PriceWaterhouseCoopers, que forma parte del equipo que asesora a la cantante en este asunto, la inspección de Hacienda sostiene que entre 2011 y 2014 Shakira debería haber declarado como residente en España.

Hacienda cree que la cantante, que estableció su residencia en España a todos los efectos en 2015, debería haber tributado durante los cuatro años investigados, el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) por sus ingresos generados en todo el mundo y no solo los obtenidos en España.

El criterio de Hacienda considera que esta situación podría constituir un delito, agravado por el importe defraudado, que podría ser elevado y ascender a decenas de millones de dólares, y gravado con dos años de condena, según las fuentes. De ser así, Shakira -que actualmente enfrenta un proceso judicial por presunto plagio- se enfrentaría a una pena de hasta dos años de cárcel.

La cantante colombiana formalizó su relación sentimental con el futbolista del F.C Barcelona Gerard Piqué en 2011, con el que tiene dos hijos, Milan y Sasha.

Según el diario, el entorno de la cantante asegura que durante estos años Shakira pasaba la mayor parte del tiempo fuera de España y del extranjero provenían la mayoría de sus ingresos, que ella siempre ha cumplido con sus obligaciones fiscales y que este caso se trata de una diferencia de criterio y no de “ocultamiento fiscal”. Por el momento, ni Hacienda ni la Fiscalía han querido hacer comentarios sobre este caso.

Paradise Papers

El dilema alrededor de la residencia de Shakira no es nuevo. La investigación mundial de los Paradise Papers reveló el pasado mes de noviembre, que Shakira administra desde 2007 la Malta Tournesol Limited, sociedad radicada en la homónima isla mediterránea y en la que la cantante colombiana figura con domicilio en Bahamas. Su abogado, Ezquiel Camerini, admitía que la artista vive en Barcelona pero justificaba que como “artista internacional ha tenido diferentes residencias a lo largo de su vida profesional, estando siempre en total cumplimiento de las leyes de todas las jurisdicciones en las que reside”.

En el caso de Malta, el tipo del impuesto de sociedades maltés es en principio del 35%, el más elevado de la UE. Pero si los accionistas de la empresa no residen en la isla mediterránea o sus actividades económicas no se llevan a cabo en su suelo, el sistema de tributación permite que al final la tasa efectiva se reduzca a solo el 5%.