•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Asamblea General de Miembros Asociados del Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica (INCH), en su sesión anual ordinaria celebrada el pasado sábado , luego de conocer, discutir y aprobar los informes de gestión, eligió a la Junta Directiva que fungirá durante el período enero 2018 a enero 2020, resultando de la siguiente manera:

René González Mejía, presidente; Amelia Barahona Cuadra, vicepresidente; Francisco Bautista Lara, secretario; Ulises Caldera Dávila, tesorero; María Cecilia Bravo, fiscal; Luis Iván Briones, primer vocal; Madeline Mendieta Sevilla, segunda vocal.

Durante la asamblea se reconoció la trayectoria y la labor artística o cultural realizada por el poeta Miguel Escobar Esmerdyn Corrales, de Masaya; el escritor Eddy Kühl Aráuz, de Matagalpa; la actriz Alicia Irene Pilarte Tijerino, de Granada, el poeta Nicolás Navas Navas, de Chinandega y el poeta y escritor Carlos Manuel Vílchez Castillo, de Rivas.

El reelecto presidente del INCH René González Mejía expresó que el INCH seguirá siendo una organización promotora de la cultura hispanoamericana y nicaragüense en su heterogeneidad cambiante, sin quedarse al margen de las nuevas y dinámicas corrientes del pensamiento, es decir, dando cabida, en la medida de sus capacidades, a todas las manifestaciones de la cultura, expresiones artísticas, grupos y organizaciones que la promuevan.

El INCH

En nuestro país, el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica (INCH) se constituyó oficialmente el 12 de octubre en 1959, gracias a las gestiones realizadas por el intelectual y poeta nicaragüense Pablo Antonio Cuadra, del que formaron parte cuarenta socios fundadores, personalidades distinguidas en todos los campos de la cultura nacional, quienes eligieron la primera Junta Directiva.

Desde entonces ha sido vital el apoyo del gobierno español, y en particular de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), para el funcionamiento, desarrollo e implementación de las múltiples actividades que el Instituto promueve. 

A pesar de servir a una cultura común, los Institutos de Cultura Hispánica tienen características distintas según su ubicación geográfica. Con la evolución del Instituto madrileño, en algunos casos decayeron o evolucionaron a Centros Culturales de AECID, OTCs, Librerías Españolas, Institutos Cervantes. En el caso de Nicaragua, el INCH continúa su normal funcionamiento, y a partir de 2010, el Centro Cultural de España (CCEN) se integró como un proyecto asociado.

El INCH cuenta también con una red de filiales en 9 departamentos del país: Granada, Masaya, Rivas, Carazo, León, Chinandega, Matagalpa, Juigalpa y Jinotega. 

Las filiales son producto del esfuerzo de trabajo y prestigio de que goza el INCH, lo cual ha motivado a las distintas personalidades de los departamentos a asociarse o fundar en su localidad una filial de este importante centro cultural.