•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • EFE

"Las relaciones se cimentan en los diálogos. No son un duelo, son un dueto y es algo que mucha gente olvida en el día a día", según la actriz Vicky Krieps, quien, con su actuación en "Phanton Thread", dirigida por Paul Thomas Anderson, ha ayudado al film a recibir seis nominaciones a los Óscar.

Hasta hace poco desconocida, quizás por haber nacido en un país sin gran tradición cinematográfica o por apenas haber realizado trabajos conocidos a nivel mundial, Krieps (Luxemburgo, 1983) es la gran sorpresa de "Phantom Thread" al asumir el papel protagonista.

"Cuando leí el guion me di cuenta de que iba a ser uno de los personajes principales. Empezamos a trabajar y un día se me acercó Paul y dijo: 'es extraño, porque creo que es la primera vez que tengo una mujer protagonista'", explicó.

Entonces se dio cuenta de que ella era el personaje principal y no Reynolds (Daniel Day-Lewis), si bien confesó que "los dos" eran "uno, como una criatura de dos cabezas", añadió Krieps en una mesa redonda con varios medios, entre ellos, Efe.

"Phanton Thread" narra la historia de amor-odio entre el famoso modisto inglés de mediados del siglo XX Reynolds Woodcock, interpretado por Daniel Day-Lewis, y la joven Alma, representada por Krieps, quien se convierte en su musa.

El film ha recibido seis nominaciones a los Óscar, incluyendo mejor película, mejor actor de reparto (Daniel Day-Lewis), mejor director (Paul Thomas Anderson), mejor actriz secundaria (Lesley Manville), mejor vestuario (Mark Bridges) y mejor banda sonora (Jonny Greenwood).

Además, acumula cuatro candidaturas a los Bafta, considerados los Óscar británicos: mejor actor, mejor actriz secundaria, mejor música original y mejor diseño de vestuario.

Paul Thomas Anderson (Estados Unidos, 1970), que ha sido nominado ocho veces a los Óscar sin haberse hecho aún con una estatuilla, aseguró que estos premios no cambian sus "intenciones" ni "la forma en la que se aproxima" a las cosas.

El papel de Alma ha requerido que Krieps le dé forma al personaje y cree una historia propia, basada en parte en el guion y en parte en su imaginación.

"Sí que es algo genial, ya que más gente verá la película, estaremos en los cines durante tres semanas más, por ejemplo. Recibo más mensajes ahora que estoy nominado a los Óscar que antes (ríe). A la gente le importa, es importante para el estudio que paga la película y para mí como director", completó.

Por su parte, Daniel Day-Lewis sí que sabe lo que es llevarse una estatuilla a casa.

Lo hizo en 1990 por "My Left Foot"; 2003 con "Gangs of New York" y en 2013 con su interpretación de "Lincoln".

Sin embargo, y, según el propio actor, ya no rodará más películas después de "Phantom Thread", título con el que pondrá fin a 47 años de carrera cinematográfica.

"La verdad es que su decisión no es algo que me sorprenda", comentó Anderson.

"No sé por qué lo hace, pero respeto mucho a la gente que es capaz de separar sus decisiones personales y profesionales", añadió Krieps.

El papel de Alma ha requerido que Krieps le dé forma al personaje y cree una historia propia, basada en parte en el guion y en parte en su imaginación.

"Ella era de Europa, escapó durante la guerra. He encontrado la respuesta en mis abuelas a cómo se sentía, porque necesitaba pistas. Era una mujer joven en la guerra, sabía que mucha gente estaba muriendo a su alrededor, tenía que escapar, crear una nueva vida como inmigrante", relató la actriz.

Y además tenía que hacerlo en los años cincuenta, "lo que quiere decir que probablemente tendría que hacer la comida para su familia, lavar la ropa, ir a trabajar y nunca quejarse. Era duro", meditó.

Como contraposición, aparece la figura de Woodcock, divo de la moda y genio de la creación artística, rodeado de mujeres pero incapaz de comprenderlas.

"Tiene relaciones complicadas con las mujeres y, al mismo tiempo, está rodeado por ellas, que son las que hacen el trabajo para él. Su hermana lleva el negocio, el espectro de su madre está en el ambiente. Así era el mundo de la moda. Probablemente, ahora esté más parejo, pero en los años cincuenta la mayoría eran mujeres", expresó Anderson.

El director, conocido por su trabajo en "Magnolia" (1999) y en "There Will Be Blood" (2007), agregó que es posible vivir la vida de un creador y que entiende ese estilo de vida dentro del rol de un personaje, pero que, en su vida personal, tiene una familia que le "importa más que hacer películas".