•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La última modelo que fue fuente de inspiración para el pintor cordobés Julio Romero de Torres, falleció a los 106 años de edad. Esta última musa de Romero era Rafaela de la Vega Barbudo, originaria de Córdoba.

Rafaela era hija de Ángel de la Vega, un pastelero con dos tiendas, una en la plaza de la Fuenseca y otra en la Calle Alfonso XIII, ambas en el casco histórico.

La directora de los Museos Municipales de Córdoba, Mercedes Valverde, que es además una de las máximas especialistas, explica que la modelo que acaba de morir era “una señorita de Córdoba, una niña bien, de la burguesía de la ciudad”, que a diferencia de otras mujeres que posaron para el pintor no eran modelos, sino que “lo hicieron de forma ocasional por la amistad centenaria entre las dos familias”.

Pintura

Valverde, que conoció a Rafaela, puntualiza que su hermana también inspiró a Romero de Torres. Rafaela lo hizo solo una vez y para el cuadro, fechado en el periodo final de la década de los años veinte de la centuria pasada, ‘La niña de la tanagra’, en la que la joven aparece sentada, un hecho recurrente en su obra pictórica, en medio un paisaje onírico en el que se ve, al fondo, el torreón de uno de los edificios de la plaza de la Fuenseca, que aún pervive. El cuadro se vendió en 2014 por 200,000 euros. Julio Romero de Torres ​falleció un 10 de mayo de 1930, en Córdoba, España.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus