•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Archivo (electrónico): categoría filosófica maestra. Antes de la irrupción de Internet, una persona podía ser portadora de la información contenida en libros y bibliotecas (Borges), hoy nadie puede poseerla. 

Budismo: hay tres tipos: Hinayana, Mahayana, Vajrayana. En el segundo, los opuestos se reúnen, no hay nirvana ni samsara, y una cosa es la otra y ninguna

Cultura (alta y popular): la segunda, calificada por la primera como iletrada e irracional, irrumpe gracias a las nuevas tecnologías e impone agendas mediáticas, humillando a la (auto)ridad.

Dolor. Proviene de la memoria (esclavitud/ liberación); objeto de las corrientes emancipadoras para enaltecer sentimientos “nobles” e ideales, y prolongar sus proyectos.

Emisor (alto): dentro de los medios tradicionales imponía su agenda y normas interpretativas, con el Internet los receptores están escapando de su dominio y determinando los debates y modos de lectura.   

Facebook: archivo vivo que permitió la participación real de los usuarios, de forma sencilla y masiva, pero salieron de su control y creó sensores (algoritmos) para restringir la información que circula en él (fake news). 

Google: el almacén más gigante del planeta para todo tipo de propósitos, sin estar al servicio de los emisores, sino masificando la participación de los receptores.

Hermenéutica: libertad del receptor de leer el mensaje, según su cosmovisión. Desde el “dasein” heideggeriano, todas las posibilidades. Con el Internet, mundo dominante, carnaval de interpretaciones.

Internet: capitalismo electrónico, enemigo que dio (muy a su pesar) a los usuarios (masas) la victoria que soñaron los comunistas. Auténtica revolución de la que participan realmente los receptores. 

Juicio (epistémico y doxológico): uno científico y de alta cultura, el otro empírico y popular. El segundo, a través de las nuevas tecnologías, derrotó al primero, pero adoptó la manía de poner en todo a la ciencia de por medio.

Krishnamurti: pensamiento como problema. Dolor y placer, en la relación pasado-presente, son creaciones del pensamiento, que es tiempo. Todo lo que vemos es lo que vimos; todo sucede hoy.  

Liberación: necesita del sufrimiento para prolongarse y salvar. El dolor que no pudo resolver, lo transformó en sensiblería, por eso esta generación se ofende por todo y todo lo pretende resolver idílicamente.  

Mensaje: no es unidireccional, como pretendían los altos emisores, y depende de las actitudes y cosmovisiones de los receptores. Su producción actual está sujeta a la recepción en las redes sociales.   

Nāgārjuna: las cosas no son ni no son. El juicio queda suspendido porque el observador se anula y se vuelve uno con el Todo, donde encuentra, sin buscarlo, el eslabón que concentra la energía. 

 Ontológico: ser como posibilidad (dasein), que observa la realidad tal como se le presenta y se deja encontrar por las cosas hasta alcanzar su autenticidad.   

Placer: atrapado en el tiempo, siempre será dolor. La ilusión está en la búsqueda de su satisfacción. Luchar porque nos corresponda, por tenerlo, por protegerlo, porque no nos lo arrebaten.

Quijote: fundador de las corrientes emancipadoras, cuya ilusión radica en la mitigación del sufrimiento de los oprimidos (sin consentimiento de ellos) y se disipa al alcanzar la comprensión de su ilusoria búsqueda. 

Receptores: la revolución (libertad) que soñaba el comunismo para las masas termino dándoselas el capitalismo a través de las nuevas tecnologías, donde son amos y señores. 

Satori: en el budismo zen, comprensión de que solo existe el presente, liberándonos de todo y disolviéndonos en el instante con el universo.

Tao: las cosas van al encuentro de uno, fluyen en el universo que fluye constantemente, y uno con ellas.

Unidad: realidad que existe a través de sus dualidades, extremos y opuestos. Todo aquello que, aunque no se diga, está ahí, completándola.  

Vedas: conocimiento y sabiduría que llegan como revelaciones divinas que existen detrás del universo visible y sus transformaciones.   

Wabi-sabi: belleza de las cosas imperfectas y llenas de sabiduría. Lo simple y rústico más lo bello y sereno

X: lugar donde ubica Nietzsche al hombre, quitándolo del centro, porque es contingente y debe ser superado, es un puente. 

Ying yang: equilibrio espiritual y universal a través de la reconciliación de los opuestos, donde las diferencias desaparecen y todo es unidad.

Zen: espiritualidad que enaltece a las personas comunes, sabías sin sospecharlo ni preguntárselo; energía que concentra el Todo en un suceso que nos arrebata de la realidad.    .