•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La fundación benéfica del actor Kevin Spacey, que operaba en el Reino Unido y en Estados Unidos, se disuelve hoy, según ha informado la propia oenegé en su página web. La clausura de la Kevin Spacey Foundation se produce meses después de que el protagonista de la serie “House of cards” se viera envuelto en un escándalo sexual en el que recibió decenas de acusaciones por acoso y que han arrastrado al oscarizado actor, primero a una clínica de desintoxicación, y después al ostracismo.

“Hemos llegado a la conclusión de que el trabajo de la fundación ha dejado de ser viable y cerrará este 28 de febrero de 2018”, reza el comunicado colgado en su web.

“Hemos llegado a la conclusión de que el trabajo de la fundación ha dejado de ser viable y cerrará este 28 de febrero de 2018”, reza el comunicado colgado en su web. La organización, fundada por el actor en el 2011, se dedicaba a descubrir y formar a nuevas promesas de la actuación para ayudarlas a introducirse en la industria cinematográfica. “Queremos agradecer a todos los socios, artistas y demás organizaciones que han colaborado con la fundación por su gran trabajo a lo largo de los años”, continúa el mensaje que anuncia su disolución.

La rama británica de la fundación estaba dirigida por Steven Winter, quien trabajó con el actor estadounidense en el teatro londinense Old Vic, donde Spacey fue director artístico entre los años 2004 y 2015. Tras destaparse el escándalo sexual, esta institución británica recibió quejas de unas 20 personas que aseguraron que fueron víctimas de la “conducta inapropiada” del entonces director artístico.

En octubre del año pasado, el ganador de un Óscar por ‘American Beauty’ fue acusado por su compañero de profesión Anthony Rapp de haberse intentado propasarse con él después de una fiesta celebrada en la casa de Spacey, en Nueva York, unos hechos que se remontan al 1986, cuando Spacey tenía 26 años y la supuesta víctima tenía 14 años. 

Esa primera denuncia de Rapp llevó a Spacey, de 58 años, a admitir a través de un comunicado su homosexualidad y a asegurar que no recordaba nada del episodio del que le acusaba, aunque dijo que si realmente tuvo lugar le debía “la más sincera disculpa”.