•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Como cada año, las grandes estrellas del cine se reunieron en la alfombra roja de la ceremonia de entrega de los premios Óscar. La gala más esperada de la industria del cine se celebró en el teatro Dolby de Los Ángeles.

Este año la alfombra roja dejó a un lado el color negro, pero continuó recibiendo una ola de comentarios sobre la persistencia de los movimientos en contra del abuso sexual; para este evento las activistas no vistieron del tradicional color negro, ni usaron abanicos rojos, como lo hicieron en otras galas durante este año. Además de la marcada fuerza de estos movimientos por la red carpet, la actriz puertorriqueña Rita Moreno causó controversia al asistir con el mismo vestido que usó en la edición de los Óscar en 1962.

Ashley Judd (izquierda) y Mira Sorvino (derecha), en los premios Óscar.

Me Too y Time’s Up

Durante la bienvenida de los famosos, los movimientos #MeToo y #Time’sUp fueron tema de conversación por parte de muchas mujeres, quienes no dudaron en comentar sobre los planes futuros de los movimientos y sobre las experiencias que tuvieron con algunos cineastas.

Las actrices estadounidenses, Mira Sorvino y Ashley Judd  reafirmaron, en entrevista, por su paso en la alfombra roja que estos movimientos no se van a detener, “ahora estamos respaldando la legislación en California para las personas que quieren hacer una denuncia, quiero que esto sea expandido en todo el país”, expresó Judd.

Por su parte, Sorvino mencionó que cuando ella fue abusada por Harvey Weinstein, hace muchos años atrás, sintió temor en contarlo y que por ese mismo miedo es que muchas mujeres hicieron público hasta hoy día los acosos por parte del reconocido cineasta. 

De igual forma, otra de las estrellas explicó que Time’s Up fue “creado por mujeres de la industria del entretenimiento para que tengamos seguridad en diferentes áreas y espacios”. Además, agregó que dicho grupo ya ha recaudado 21 millones de dólares y que cualquiera puede donar desde un dólar.

El vestido de la noche

Rita Moreno, de 86 años, apostó por reciclar el vestido con el que ganó el Óscar a la Mejor Actriz de Reparto por “West Side Story” y, tras hacerle algunas modificaciones, acudió con él a la 90 edición de los premios de la Academia.

“Este es el vestido que lucí en 1962, cuando gané el Óscar. Fue hecho en Filipinas”, indicó la célebre intérprete puertorriqueña a los medios en la alfombra roja. “No me lo creo. Aún quepo en él, Dios mío”, agregó. Un vestido “muy especial” para Moreno, quien destacó a Efe que lo ha tenido “guardado todo este tiempo”.

La actriz ha mantenido la falda del vestido, abullonada y de estampado enorme, y ha modificado el cuerpo, al que ha cortado los tirantes originales