•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El movimiento #MeToo  y #Time’sUp tuvieron un rol protagónico el domingo en los primeros Óscar, desde que estalló el escándalo sexual de Harvey Weinstein, quitándole a la gala mucho de la frivolidad habitual. 

1 Monólogo

El anfitrión del Óscar Jimmy Kimmel celebró, en su monólogo al inicio de la ceremonia, que la estatuilla del Óscar es una figura adecuada para la época.

“Solo mírenlo. Mantiene sus manos donde puedes verlas. Nunca dice una palabra grosera. Y lo más importante, no tiene pene”. Y en referencia a “La forma del agua”, bromeó que este año “siempre será recordado porque los hombres cometieron tantos errores que las mujeres comenzaron a salir con peces”.

2 Óscar para mujeres 

Frances McDormand ofreció un emocionante discurso para el movimiento #MeToo, que busca poner fin al acoso sexual y la desigualdad de género en Hollywood, al recibir el Óscar a Mejor Actriz. Colocando su estatuilla en el suelo, una muy animada McDormand pidió ponerse de pie a las mujeres nominadas en todas las categorías. “Miren alrededor, damas y caballeros, no nos hablen en las fiestas esta noche. Invítennos a sus oficinas en un par de días, o pueden venir a las nuestras, lo que les funcione mejor y les hablaremos de ellas”, dijo.

3 tatuaje Time’s Up

Emma Watson asistió a la cermonia con un bello vestido negro que dejó ver la frase “Times Up” en el antebrazo de la actriz de 27 años. Por supuesto, el tatuaje es una referencia directa al movimiento Time’s Up, que comenzó a principios de este año como respuesta al acoso sexual y las desigualdades que viven las mujeres, no solo en la industria del cine, sino también en su vida cotidiana.

4 peor y mejor vestida

Emma Stone no usó el convencional vestido largo y en su lugar vistió un pantalón negro y chaqueta rojo vino con un  cinturón rosa fucsia, vestimenta que la proclamó como la actriz más guapa en la entrega de los Óscar. Por lo contrario, la elección de la ropa muy brillante, y pomposa de Salma Hayek, la ubicó como la peor vestida, atuendo que no favorecía en nada su figura. 

5 línea en la arena

El director mexicano Guillermo del Toro, cuyo filme “La forma del agua” ganó el Óscar de Mejor Película, hizo referencia a su propia experiencia y de manera gentil se refirió a las políticas migratorias de Donald Trump. “Soy un inmigrante”, dijo el mexicano residente en Los Ángeles cuando recibió el premio a Mejor Director, asegurando además que el negocio del cine es “vivir en un país de todos los nuestros”.