•  |
  •  |
  • END

Una mirada inocente o una sonrisa tímida, el lago Cocibolca “que parece la mar”, la mujer del mercado, el “vende raspados”, el penacho de nubes sobre sus volcanes o la majestuosidad tropical del río San Juan, hacen de Nicaragua “el país de las pequeñas cosas” por descubrir, en la perspectiva de dos fotógrafos españoles.

“Nicaragua: el país de las pequeñas cosas” es el título del libro fotográfico en el que sus autores, Artur Isal y Ruth Estellers, Artur Isal y Ruth EstellersArtur Isal y Ruth Estellers, intentan
mostrar al país descubierto a través de sus vivencias personales como un destino turístico de gran atractivo con mucho qué ofrecer al visitante.

Es la gente de Nicaragua, su forma de ser con el extranjero, su sencillez y su vida cotidiana, lo que más sedujo a estos profesionales de las instantáneas, que en tres viajes efectuados en los últimos dos años lograron captar el diario vivir de los nicaragüenses. La obra, cuya primera edición consta de 1,000 ejemplares, muestra fotografías de personas y paisajes, pero lo que más “nos interesa mostrar es la gente, engloba retratos e instantáneas de cosas que ocurren en las calles”, dijo a la AFP una de las autoras, Ruth Esteller.

“Desde ese punto de vista tenemos la gran suerte de poder sublimar a las cosas pequeñas, a lo cotidiano que es lo que hace importante y bonito a este país”, añadió Esteller, quien también es antropóloga y tiene conocimientos de esa disciplina que bien aplica en su quehacer de fotógrafa y viajera.

Con imágenes de imponentes volcanes, que son parte intrínseca de la vida cotidiana de los nicaragüenses, y fotos de exuberantes selvas, el libro no pretende ser una guía para turistas, pero sus autores reconocen que puede ser un instrumento para promocionar el turismo en Nicaragua.