•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

ModaLisboa, la pasarela más importante de Portugal, cerró su 50 edición con una variada propuesta para el próximo otoño-invierno que apunta a los años 60 y que apuesta por tonos eléctricos, en su mayoría púrpura y azul.

Aunque los organizadores del certamen aseguraron que en esta histórica edición no habría cabida para la nostalgia, la tentación de las siluetas rectas de los 60 ha sido demasiada para Luis Carvalho, uno de los veteranos de este evento.Carvalho ha propuesto en su colección “under your skin” una suerte de nueva piel para hombres y mujeres, tras inspirarse en los edificios de las grandes ciudades. Teniendo como referencia la silueta de los años 60, apuesta por los cortes largos, recurre a los tamaños extra grandes y superpone piezas largas con microvestidos.

Ágatha Ruiz de la Prada recomienda "subirse a la ola" del movimiento "Me Too"

Piel, pelo sintético, tul y terciopelo son algunos de los tejido escogidos por el diseñador, que dio un fuerte protagonismo al púrpura y el azul eléctrico.

Recoge aquí una mezcla de detalles contemporáneos, entre ellas la recuperación de la gabardina y los estampados de cuadros, para proponer a una hombre sofisticado, elegante y urbano que inevitablemente y según su visión optará mayoritariamente por el azul eléctrico durante el próximo otoño-invierno.

Hay, no obstante, espacio para colores vivos aunque solo en complementos como las bufandas y una reivindicación de los zapatos clásicos de cordones frente a las zapatillas deportivas, que destina apenas a los conjuntos más informales, minoritarios en esta colección.

Ángeles y drones desfilan al estilo Dolce y Gabbana

Desde que comenzó el pasado jueves, ModaLisboa ha mostrado además el trabajo de jóvenes talentos en la sección “Sangue Novo” (“Sangre nueva”), así como otras propuestas como la Wonder Room, una tienda de marcas de referencia en Portugal que durante el fin de semana expuso las ideas de marcas portuguesas emergentes.