•  |
  •  |
  • END

Se esperaba que el concierto que brindara telefónica Movistar, con la presentación de Kudai y Amaia Montero, además de los chavalos de Milly Majuc, iniciara con al menos una hora de retraso, pero sorpresivamente arrancó mucho antes de lo programado. La convocatoria se hizo extensiva para las siete de la noche, pero Milly Majuc ya estaba plantado sobre el escenario faltando un cuarto de hora para las 7. La puntualidad reinó en esta reunión musical a tal punto de la exageración, pero de cierta forma, es un modo de acostumbrarnos a ser un poco más formales.

Y aunque muchos creyeron que el cuarteto Kudai cerraría esta presentación, la sorpresa fue otra: ellos cantaron antes que Montero, quien en punto, las nueve de la noche, se presentó sobre el muy bien equipado escenario para entregar parte de su nuevo material discográfico titulado “Amaia Montero”, en esta etapa como solista, además de temas de cuando formaba parte de la Oreja de Van Gogh.

Luego de la euforia que despertó Kudai con sus tonadas en donde la juventud, comunidad con mayor presencia en esta presentación, brincaba, cantaba, gritaba, aplaudía y hasta se escapaba de desmayar por la emoción; Amaia salió al escenario y sin pronunciar palabra, arrancó con el tema “Cuatro segundos” y enseguida, sin saludar aún, la española se remontó a sus tiempos de la Oreja y se arrebató con “Perdóname”.

El público se vio pasivo en ese momento cuando la artista cantaba los temas de su nueva producción, aunque algunos ya los conocían y le acompañaban en la cantada. Pero fue antes del tercer tema que Montero aseguró sentirse muy bien con esta segunda visita a Managua y “espero que esta noche sea mejor que la pasada…un beso”, gritó a la vez que hacía el gesto con que su mano derecha se acercó a su boca y enseguida la extendió hacia el público para obsequiarlo.

Entre los temas conocidos como “Muñeca de trapo”, “La playa”, “Mirando la mar”, además de un mix con cinco temas incluidos de la Oreja como “Cuídate”, “Cuéntame al oído”, “20 de enero”, París” y “La playa”, el público se fue calentando. Sin duda incluyó también “Rosas” y “Contar conmigo”, piezas legendarias de la banda de pop.

Y fue con un “Hasta siempre Managua”, que la artista abandonó el escenario y el público solicitó ‘otra’. Ella volvió a los cinco minutos y ofreció “Quiero ser” y “Por toda una vida” y esta vez se despidió haciendo una reverencia hacia el público con toda la banda.

“No me puedo ir sin antes presentarles una situación de nuestra realidad.

Se trata de niños que trabajan desde muy pequeñitos en la calle, les roban la infancia, son niños que necesitan amor y comprensión, un presente y un futuro”, manifestó la artista cuando sola volvió de entre la oscuridad del escenario para presentarle al público, con estas palabras, un vídeo de la Fundación Proniño.