•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Adriana Paniagua, Miss Nicaragua 2018, se involucra cada vez más en acciones para defender los derechos de las mujeres y alza su voz contra la violencia. Lo hace como reina, como figura pública, pero también como mujer víctima.

La joven de 23 años confiesa ser víctima de acoso sexual a diario. En la calle le han dicho de todo y algunos hombres en actividades de gran aglomeración de personas hasta le han manoseado el trasero.

“Todos los días sufro de acoso, sobretodo sexual: desde que salgo de la casa, en la calle, cuando voy en el carro. Solo por tener una cara bonita algunos hombres creen que tienen derecho de hacerte sentir mal”, comenta Paniagua, quien ayer participó en la inauguración de un mural que pretende sensibilizar sobre la violencia contra mujeres y niñas. 

En Nicaragua el 86.2% de las mujeres menores de 18 años y el 82.2% de las de entre 18 y 29 son las principales víctimas de acoso sexual callejero, según un estudio de este año realizado por el Observatorio Contra el Acoso Callejero. Miss Nicaragua no está exenta a esta realidad.

El episodio traumático

El siete de diciembre del año pasado Adriana Paniagua fue víctima de una de las formas más extremas de acoso sexual. En plena Gritería, en León, un hombre la manoseó.

“En medio de la multitud un hombre me estaba tocando las nalgas. Me molesté. Ya muchas veces me ha pasado en los conciertos y lo volví a experimentar en la Gritería. No le pude decir nada porque a veces las mujeres nos encontramos bajo presión, en un ambiente donde no nos sentimos cómodas de alzar nuestra voz”, cuenta Paniagua a El Nuevo Diario.