•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Jairo Espinosa se declara amante de la cocina. Luego de graduarse como ingeniero electrónico supo que el arte culinario era su vocación y, por lo tanto, era la profesión a la que se quería dedicar a tiempo completo. 

¿Cómo nace el interés por la cocina?

Yo empecé en la cocina en 2009 y fue por un mal servicio, fui a un restaurante, me atendieron mal, la comida que me sirvieron estaba en mal estado, yo pedí hablar con el chef, quien  me dio una excusa, y al final lo que me indignó es que me cobraron el platillo. Salí del lugar con la intención de escribir algo para el periódico, en ese entonces no estaba en boga el Facebook y escribí una reseña gastronómica y decidí hacer un blog que lo nombré El Comensal Urbano que aún está disponible en Internet. 

¿Cómo siguió funcionando el blog?

Para poder escribir sobre los diferentes lugares que iba y las recetas, yo investigaba sobre la receta. Iba a un lugar pedía una pasta a la putanessa, entonces para no escribir mal  averiguaba la historia, los ingredientes tradicionales y todo lo que tuviera que ver con ese platillo, eso me permitía redactar una mejor reseña y, al mismo tiempo, estaba aprendiendo a cocinar. Algunos platillos eran sencillos y empecé a hacerlos.

¿Cómo ocurre el cambio de ser un cliente a querer ser chef?

En ese tiempo que estuve escribiendo mucha gente me criticaba que no podía estar escribiendo si no era chef y en un período de mi vida decidí dejar mi profesión, ingeniería electrónica y mi trabajo, para estudiar cocina. Luego, se abrieron las puertas en un canal de televisión donde realizaba un segmento de gastronomía.

¿Actualmente qué hace el chef Espinosa?

Desde hace un año estoy trabajando en otro canal de  televisión, en el segmento “La cocina de sol a sol”.

¿Y qué fue del blog El Comensal Urbano?

Se convirtió en un negocio, hace menos de dos meses abrí El Comensal Urbano Buffet. 

¿Cómo la cocina pudo desplazar la ingeniería?

Esta es mi pasión. La ingeniería electrónica fue algo que estudié y trabajé apenas seis meses, después la vida me fue preparando en diferentes posiciones  que tenían  que ver en tener mucho contacto con clientes y eso me sirvió mucho porque es algo que me encanta.

¿Cómo se diferencia El Comensal Urbano de los demás buffet?

Me gusta el tema del servicio al cliente, trato de ponerme en los zapatos del cliente y eso es lo que se maneja en mi negocio. Aquí siempre hay una sonrisa, siempre  hay un hola y una despedida cordial. Aunque esté lleno paso preguntando cómo está la comida, qué le pareció el servicio, qué le gustaría que cambiáramos, y es algo que hago todos los días y es una ley porque es algo que me permite crecer. 

¿Cuál es tu recomendación para las familias nicaragüenses que desean innovar con ingredientes tradicionales del país?

En primer lugar, que no tengan miedo de hacer sus propias combinaciones, porque así van naciendo las recetas que se vuelven familiares y luego de eso puede salir una receta que se puede expandir a nivel mundial, pero lo más importante es cocinar con el corazón porque uno cocina para las personas que ama.