•   Barcelona, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El documental "Sin miedo", testimonio de un grupo de familiares de algunos de los 45,000 desaparecidos en la guerra civil de Guatemala (1960-1996) que buscan justicia para las víctimas, se estrena este viernes en Madrid y Barcelona, dirigido por Claudio Zulian.

Los protagonistas de "Sin miedo" son Ofelia, Salomón, Miguel y Paulo, familiares de desaparecidos durante el conflicto armado de Guatemala que relatan en primera persona su búsqueda de justicia y la lucha de todo un colectivo de hijos, hermanos, madres y padres que se han organizado para mantener viva la memoria histórica.

Netflix estrena una serie sobre la “guerra antidroga” de Duterte en Filipinas

La guerra civil de Guatemala, que enfrentó al Ejército con los grupos guerrilleros fundados en la década de los sesenta, fue una de las más largas y sangrientas de las que se vivieron en Centroamérica en el contexto de la Guerra Fría, y dejó como resultado alrededor de 200,000 muertos y más de 45,000 desaparecidos.

En el documental se explica cómo el ejército guatemalteco usaba las desapariciones forzadas como una táctica de guerra.

"Cuando haces desaparecer a un rival político, en vez de matarlo, generas daños colaterales aún más graves: matas a uno y traumatizas a muchos más que a partir de ahí no saben qué ha pasado", señala a Efe Zulian.

Con el fin de la guerra, tras la firma del Acuerdo de paz de 1996, los familiares de los desaparecidos empezaron una larga lucha por encontrar justicia, pues, como asegura el director del documental, "el ejército y la policía de Guatemala no entregaron ninguna documentación que diera pistas de dónde estaban los desaparecidos".

Un documental de la Fundación Dalí recorre los paisajes que forjaron al genio

Sin embargo, en 1999 aparecería un documento, conocido como "Diario Militar", en el que se registra un listado de 183 personas desaparecidas a manos de las fuerzas de seguridad guatemaltecas, lo que permitió a un grupo de 26 familiares de estos desaparecidos presentar una denuncia ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que en 2012 falló a su favor.

El director indica que fue entonces cuando este grupo de familiares se puso en contacto con él, pues dentro de la sentencia del CIDH se preveía la realización de un documental, que el Estado se había negado a producir, y su emisión en horario de máxima audiencia.