•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Este año, la sonada MET Gala 2018 se llamará “Heavenly Bodies: Fashion and the Catholic Imagination” (Cuerpos celestiales: la moda y la imaginación católica). Pero no es la primera vez que la moda y el misticismo católico cruzan sus caminos. La moda es la expresión de un momento en la cultura y, desde este punto de vista, no es de extrañar que la religión la haya influenciado, como lo han hecho otras áreas a lo largo de la historia.

El evento ha sido desarrollado para recaudar fondos para el Costume Institute del MET, entrar a la gala no es sencillo. En primer lugar, hay que ser invitado por Anna Wintour, editora general de la revista  Vogue (cuya casa madre, Condé Nast, patrocina el evento), tras lo cual se espera que el asistente desembolse un mínimo de US$30,000 para tener derecho a un asiento.

Con fondos otorgados por Versace, Condé Nast, y Christine y Stephen A. Schwarzman, la MET Gala 2018, como todos los años, gira al rededor de una temática.

En debate

 “Heavenly Bodies: Fashion and the Catholic Imagination”. Con un título así podría esperarse polémica aunque, en palabras de Andrew Bolton, curador de la exhibición, lo que se busca es el debate. “En mi opinión, cada exposición debería generar debate. Creo que es importante que estimulemos el debate y pongamos en circulación ideas que sean difíciles de tratar o consideradas problemáticas. Ese es el papel de cualquier museo: expandir las ideas que se tengan sobre un tema a través de los objetos”, contó en entrevista con Vogue y que reproduce El Comercio. 

Además de la gala, donde se espera que los asistentes lleven vestuarios inspirados por el catolicismo, el MET desarrolla una exhibición con 50 piezas históricas prestadas por Ciudad del Vaticano.

En la exhibición de la MET Gala 2018 se busca mostrar que el imaginario católico inspiró creativamente a lo largo de la historia a diseñadores de moda y otros artistas. “La exposición trata de diseñadores que interactúan con el imaginario católico, el simbolismo y la iconografía, pero en un nivel mucho más profundo, trata de cómo el haberse criado católico moldea los impulsos creativos de un diseñador”, sostiene Bolton.

En la MET Gala 2018 se espera la presencia de reconocidas personalidades de la moda y otras artes. Rihanna ya brilló con anterioridad en la ceremonia y este año podría repetir el plato. Además asistirá Donatella Versace, cuya compañía de moda se inspiró  en múltiples oportunidades en el arte católico; de modo que se espera una sorpresa de su parte.