•  |
  •  |
  • AFP

Astrónomos del Observatorio de Cerro Paranal, en el norte de Chile, detectaron un destello del objeto más distante conocido hasta ahora en el Universo, en una explosión ocurrida hace más de 13.000 millones de años, sólo 600 millones después del Big Bang, informó el Observatorio Europeo Austral (ESO), que administra el complejo.

"El Very Large Telescope de ESO ha mostrado que un suave estallido de rayos gama detectado el jueves pasado es la firma de la explosión del objeto más temprano y distante conocido en el Universo", expresó una nota de prensa del observatorio, ubicado en la región de Antofagasta, a unos 1.200 kilómetros al norte de Santiago. "La explosión aparentemente ocurrió hace más de 13.000 millones de años, sólo unos 600 millones de años después del Big Bang", la gran detonación que habría dado origen al Universo, agregó el comunicado.

Las explosiones de rayos gama -invisibles al ojo humano- son cortos destellos energéticos de rayos gama que pueden durar desde menos que un segundo hasta varios minutos, cuando liberan gran cantidad de energía, convirtiéndolos en los eventos más poderosos en el Universo. Se piensa que están asociados con la explosión de estrellas que colapsan en agujeros negros.

"Mirar más lejos en el Universo significa retroceder en el tiempo. La explosión ocurrió cuando el Universo tenía alrededor de 600 millones de años, menos del 5% de su edad actual. Se piensa que las primeras estrellas se formaron cuando el Universo tenía entre 200 y 400 millones de años", explicó el ESO.

Estallido localizado en constelación de Leo
"Ahora podemos estar seguros de que explosiones aún más remotas serán encontradas en el futuro, lo que abrirá una ventana en el estudio de las primeras estrellas y el fin último de la Edad Oscura del Universo", señaló Nial Tanvir, el líder del equipo de astrónomos del VLT, citado en el texto.

La explosión de rayos gama que reveló el objeto más distante fue detectado por un satélite de la Nasa. El estallido de 10 segundos de duración fue localizado en la constelación de Leo. El Very Large Telescope de Cerro Paranal, uno de los instrumentos ópticos más potentes del Planeta y que permite observaciones infrarrojas, realizó la observación 17 horas después de la detección del estallido.