•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hace tiempo que no tiene grandes apariciones en el cine o la televisión, pero la diva de Hollywood británica Joan Collins, con sus rizos negros, sus labios rojo intenso y su estrecho y brillante vestido, posó con todo el glamour en los Óscar de este año. Mañana 23 de mayo cumplirá 85 años, pero no para de trabajar.

En la noche de los Óscar, en marzo, se la vio en las fiestas más importantes, la de Elton John y de la Vanity Fair. En abril acudió la actriz en Beverly Hills a una gala benéfica con su quinto marido, Percy Gibson, de 53 años. Y poco antes se supo que Collins actuaría en la octava temporada de “American Horror Story” en el papel de una abuela.

Y eso no es todo: en septiembre irá de gira por Reino Unido con su espectáculo “Unscripted”. En las diez paradas planeadas, esta “verdadera leyenda de Hollywood” hablará de su vida y de su carrera, según la descripción del show.

Collins adora contar anécdotas de su vida: como cuando Bette Davis le dio una patada en el plató de rodaje; como cuando Marlon Brando se abalanzó sobre el helado de su refrigerador; cuando de joven los estudios le obligaron a perder unos kilos.

Habla sobre su disputa con su rival en “Dinastía” Linda Evans, sobre sus cinco maridos y sobre cómo en 1960 perdió contra Elizabeth Taylor en el reparto del papel principal de “Cleopatra”.

No tiene pelos en la lengua, al igual que su personaje más conocido. Collins se hizo famosa en todo el mundo a principios de los 80 como la diabólica Alexis Carrington. Hizo historia en la serie “Dinastía” como una infame exmujer que le hacía la vida imposible a su rubia sucesora, Krystle (Linda Evans). Interpretó ese papel durante ocho años y en 1983 se llevó el Globo de Oro a la Mejor Actriz en una serie de drama.

Pagan casi medio millón de dólares por guitarra de Bob Dylan

Como hija de un productor de teatro, Joan Henrietta Collins entró pronto en contacto con el mundo del espectáculo en Londres y debutó con solo nueve años.

En 1955 actuó en la película estadounidense “Tierra de faraones”, y en las primeras tres décadas de su carrera rodó más de 50 películas junto a estrellas como Richard Burton, Harry Belafonte, Gregory Peck y Paul Newman.

Esta convencida monárquica fue reconocida por la reina de Inglaterra como dama comandante, por lo que es prácticamente parte de la nobleza. Ese mismo año interpretó a la dura madre de la reina ficticia Helena (Elizabeth Hurley) en la serie estadounidense “The royals”. En cuanto Collins abrió la boca, quedó claro quién llevaba las riendas.